Números claros en deuda municipal señala síndico

Gabriela Casale, así respondió a las declaraciones hechas por el alcalde, Miguel Riquelme, mostrando "números fríos" en lo referente al aumento que registra el pasivo de Torreón.
Gabriela Casale, Síndico de Vigilancia del Ayuntamiento de Torreón.
Gabriela Casale, Síndico de Vigilancia del Ayuntamiento de Torreón. (Milenio Digital/Archivo)

Torreón, Coahuila

Luego de que el alcalde de Torreón señalara que hay intereses electorales, tras los señalamientos de los regidores panistas en torno al crecimiento de la deuda pública, la síndico de vigilancia panista, Gabriela Casale, le respondió que los números son fríos y no ha podido negar el incremento registrado en el pasivo a consecuencia de una mala planeación.

Dijo que al hacer los señalamientos cumple con su labor como síndico de vigilancia, los cuales ha realizado dentro y fuera de los tiempos electorales, como parte de su trabajo.

Casale indicó que ha solicitado los documentos por oficio, sin tener hasta el momento respuesta, ni explicación por la demora.

En otro tema, comentó que el Tesorero municipal no ha cumplido con entregar los informes financieros correspondientes al mes de diciembre, que debieron ser entregados a más tardar el pasado lunes, con lo que incumple con la normativa municipal. 

El alcalde de Torreón, Miguel Riquelme declaró en torno a los señalamientos realizados por los ediles panistas de que el ayuntamiento ha estado dejando crecer el pasivo, que se da al ser año electoral.

"De hoy en adelante vamos a tener señalamientos de todo tipo, lógicamente en cada presentación de los estados financieros de la cuenta pública, va a causar polémica de aquí al proceso electoral, pero pasa pronto", comentó.

Esto luego de que regidores de la bancada panista del Cabildo de Torreón dieron a conocer en rueda de prensa, que a pesar de que la actual administración municipal presume cifras récord en la recaudación de impuestos, persiste la tendencia al incremento en la deuda pública.

Explicaron que en 2014 la deuda pública a corto plazo, que se mantiene con proveedores y prestadores de servicios, se incrementó en un 47%, en comparación con el pasivo heredado por la anterior administración municipal, mientras que el pasivo general reporta un incremento de 37%.