Con dolor conmemoran el Día del Desaparecido

Familiares de las víctimas de desaparición forzada se reunieron en la Alameda Zaragoza, en Torreón, para realizar un acto símbolico en honor a sus seres queridos.

Torreón, Coahuila

En un acto simbólico, esta tarde se conmemoró en la Alameda Zaragoza de Torreón el Día del Desaparecido. Son tantas y tantos. Son años de tristeza y de caminar para tratar de encontrarlos.

No hacen falta muchas palabras, las han dicho todas una y otra vez. A veces los escuchan. A veces no. Pero afirman que no pueden permitir el olvido, que en estos tiempos sería un lujo que nadie nos podemos permitir.

La invitación por parte de Fundación Unidos por Nuestros Desaparecidos y Desaparecidas en Coahuila (Fundec), exhortaba a llevar un listón verde. Con ellos había más integrantes de otros organismos, como Grupo Vida. Acciones de este tipo se llevaron a cabo en todo el país.

Estas piezas de tela se colgaron en un árbol. Llevaban escritos los nombres de ellas y ellos, jóvenes, personas mayores, de todas las edades, quienes no están ahora mismo en su casa y con su familia. También tenían globos blancos con mensajes para sus familiares.

Colocaron sus lonas con la foto de sus seres queridos en el pasto, en la llamada "Plaza de las Estrellas". Como flores, en estos jardines también estaban sus fotos montadas en palos, sembrados, donde los ojos de los desaparecidos veían desde el pasado a los asistentes.

Antonio Esparza, integrante del Centro de Derechos Humanos "Juan Gerardi", tomó el micrófono, "hoy nos reunimos para hacer visible lo invisible. Para señalar que nuestros desaparecidos tienen derechos como ciudadanos de este país y que deben seguir vigentes".

Indicó que el Estado mexicano debe garantizar la vigencia de estos derechos, que por ejemplo, se han quebrantado en el ámbito laboral, legal y sobre todo de la justicia.

Cierto que las desapariciones de personas se han dado por mucho tiempo en este país. Por los motivos más diversos. Pero desde el año 2006, con la declaratoria de guerra presidencial contra el narco, detonó en caos.

"También tenemos derecho los familiares de que nuestras víctimas sean buscados y encontrados, a saber la verdad y conocer a ciencia cierta qué pasó, quiénes lo perpetraron y la sanción justa y merecida a los culpables".

El árbol significa la vida, da raíces, oxígeno, techo, sombra, descanso, identidad y pertenencia. El tronco simboliza la fortaleza de las familias, la resistencia a la desaparición y el anhelo de seguir buscando.

Los listones eran verdes en señal de esperanza visible. Ondeaban en el árbol como llamado solidario y signo para los laguneros de la crueldad que implica no saber dónde está un hermano, un padre, una mamá, una hija.

Invitaron a quienes tengan a su desaparecido a colocar también su listón. A quienes estaban de paseo en la Alameda, se les invitó a que colocaran algún mensaje solidario a las familias.

Se hizo un pase de lista largo, de 48 personas. A cada nombre se debía responder presente, porque siguen presentes. Pero no son solo 48 los desaparecidos en la ciudad, en La Laguna, en México. Son miles.

Los ahora activistas vieron transformadas sus vidas después de la desaparición de sus familiares. Dejaron de ser amas de casa, obreros, todo con tal de poder volverlos a ver.

No faltó su doliente grito de guerra: "¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!". Todos señalaron que su lucha no va a cesar nunca, como la tristeza que llevan en los hombros. Solo podrán estar en paz cuando tengan de regreso en casa a los que nos faltan a todos.