Conmemoran 418 aniversario de la fundación de Monterrey

La alcaldesa Margarita Arellanes y los regidores rindieron guardia de honor en el Obelisco.
Ricardo Alanís
(Ricardo Alanís)

Monterrey

En el marco del 418 aniversario de la fundación de Monterrey, el Ayuntamiento regiomontano realizó una guardia en honor a quienes iniciaron esta ciudad.

Los miembros del Cabildo, encabezados por la alcaldesa Margarita Arellanes, acudieron a las 7:30 al Obelisco, ubicado en Juan Ignacio Ramón entre Cuauhtémoc y Garibaldi, en el centro de Monterrey, donde colocaron la ofrenda floral.

Al respecto, la edil explicó que esta es una fecha especial para quienes habitan en la ciudad.

"Me parece que es una gran fecha para todos los regiomontanos, estos días que he platicado con los vecinos y cuando menciono el aniversario de la ciudad, la verdad es que siempre cualquier regiomontano le arranca una gran sonrisa el saber que esta ciudad, que tanto queremos, por la que tanto trabajamos, en la que tanto nos esforzamos, celebra un aniversario más.

"Lo más importante aquí es que en este aniversario vemos un Monterrey que ha logrado disminuir la inseguridad, vemos un Monterrey en donde los ciudadanos han logrado retomar sus calles, tanto sus parques, sus espacios públicos, pero también ciertos espacios de diversión por la tarde, por la noche también somos una ciudad muy activa; vemos un Monterrey que está ya dando otra cara no nada más en México sino en otros países", destacó la alcaldesa.

Durante la ceremonia los funcionarios recordaron a Diego de Montemayor, quien el 20 de septiembre de 1596, acompañado de 12 familias, arribó a lo que era el Nuevo Reino de León y fundó la Ciudad Metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey.

Cabe destacar que Monterrey pasó por otras dos fundaciones iniciales que fracasaron, la primera por parte de Alberto del Canto en 1577, pero no se logró por la resistencia de los indígenas de la región, las condiciones del terreno y los desencuentros de dos fundadores con la Inquisición.

Del Canto descubrió el Valle de Extremadura (el actual valle de Monterrey) y creó el pueblo de Santa Lucía, junto a los ojos de agua.

Posteriormente Luis de Carvajal y de la Cueva viajó a España y negoció con el rey Felipe II la conquista, pacificación y población de lo que llamarían el Nuevo Reino de León. La propuesta fue aceptada y Carvajal volvió a la Nueva España, se dirigió al sitio donde había sido fundado Santa Lucía, y en 1582 fundó la villa de San Luis Rey de Francia, segundo nombre de Monterrey.

Sin embargo, Carvajal fue entregado a la Inquisición por una denuncia que hizo el fray Juan de la Magdalena, y se le acusó de encubridor y murió en la cárcel de la corte.

Luego de ocho años en que el Nuevo Reino de León permaneció despoblado, arribó Diego de Montemayor, quien después del otorgamiento del título de lugarteniente del gobernador de Coahuila, también decidió volver y fundar esta ciudad.