Pentathlón Zona Coahuila, a 75 años de su fundación

El grupo surgió el 8 de junio de 1939 por inquietud de un grupo de jóvenes que se reunían en la vieja casona, donde funcionaba la Preparatoria de La Laguna del maestro Jesús María del Bosque.
Celebran con una serie de actividades deportivas, militares y culturales.
Celebran con una serie de actividades deportivas, militares y culturales. (Miguel Ángel González )

Torreón, Coahuila

El Pentathlón en México nació el 9 de julio de 1938 por iniciativa de un grupo de estudiantes de medicina de la UNAM y el Politécnico, quienes elaboraron 42 ideales que dieron sentido a su labor, cuyo objetivo siempre ha sido la grandeza de la Patria.

La primera zona en salir del Distrito Federal se hizo en Torreón, 11 meses después del surgimiento del Pentatlón.

Con el desarrollo de sus actividades fueron atrayendo la atención de más juveniles, inculcando el espíritu de servicio y lucha.

El 8 de junio de 1939 fue fundado el Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario, Zona Coahuila en esta ciudad, por inquietud de un grupo de jóvenes que se reunían en la vieja casona donde funcionaba la Preparatoria de La Laguna del maestro Jesús María del Bosque.

En ese grupo de personas, cuyas edades oscilaban los 18 años, se encontraba Fernando H. Todd, quien pertrechado en grande ideales patrios, consciente del movimiento crítico que el mundo vivía con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, consiguió contagiar a la generación torreonense de aquel tiempo.

El entusiasmo se fue contagiando a los laguneros para formar un contingente que estuviera listo para servir a la Patria, cuando fueran requeridos, así que de aquella preparatoria ubicada en la calle Guadalupe Victoria (hoy Francisco I. Madero), surgieron los primeros pentathletas: Fernando H. Todd, Francisco Dingler Alba, Eduardo Sosa, Arturo Esparza, Rafael Román, Celso Simental, José Edmundo Gallardo, Salvador Aguilar, Homero García y Antonio Zertuche.

Con el desarrollo de sus actividades fueron atrayendo la atención de más juveniles, inculcando el espíritu de servicio y lucha, solidarizándose con la región que veía con agrado su desempeño, tanto que se agregaron de Gómez Palacio y Lerdo. En la alberca Esparza, que era el principal punto de reunión del deporte en aquellos años, hablar del Pentatlón era inevitable.

La Alameda se convirtió en el lugar de las reuniones de los pentathletas, con el tiempo, al ir creciendo la población y los integrantes de este movimiento, se instalaron otros puntos para realizar sus actividades, como el Estadio Revolución y el Bosque Venustiano Carranza, además de la Unidad Deportiva Torreón.

Luis Alberto Márquez González, recibió la presea de manos del Comandante General Rafael Nava y Uribe.

Cada Estado es considerado como una zona, a lo largo de su historia, la Zona Coahuila ha desempeño sobresaliente a nivel nacional, por lo que surgieron competencias en todo el país.

Cuando el Pentathlón cumplió 50 años a nivel nacional, la Comandancia y el Estado Mayor elaboraron un análisis de todos los comandantes para determinar cuál era la mejor zona de todo el país, siendo elegida la de Coahuila por méritos propios, por lo que le fue otorgada la medalla del trabajo pentathlónico.

La entrega se realizó en el Palacio de Bellas Artes, con la Sinfónica de la Marina y el Coro de la Ciudad de México, siendo el primer comandante de infantería, Luis Alberto Márquez González, quien recibió la presea de manos del Comandante General Rafael Nava y Uribe. Fue la única ocasión que se entregó dicha presea.