Funcionarios no siguen la política de la UNESCO

En Tampico y Altamira, los alcaldes dictan la línea a seguir; en Madero, los proyectos los define la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, afirma Ricardo Zárate Reséndiz.
Sigue pendiente la impartición de talleres artísticos en el Centro Cultural Bicentenario.
Sigue pendiente la impartición de talleres artísticos en el Centro Cultural Bicentenario. (Priciliano Jiménez)

Tampico

En Tampico y Altamira, la política cultural la define el alcalde, mientras que en Ciudad Madero depende de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, estableció el subsecretario de la dependencia en la urbe petrolera, Ricardo Zárate Reséndiz.

El funcionario invitado a la Claraboya Literaria expresó que, a su vez, el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes y Conaculta toman algunas recomendaciones hechas por la UNESCO en materia de política cultura, no todas.

“Si se pavimenta una calle, agradecen 20 familias; si les llevas un evento cultural, agradecen cientos de personas”, indicó el también mimo, actor, productor y ex subdirector de Cultura en Tampico.El tema abordado fue “Importancia del Desarrollo Cultural en la Sociedad”; una de las preguntas que Zárate Reséndiz hizo al respetable fue “¿influye el desarrollo cultural en la política?” Respondió que sí, mas el asunto es que los políticos lo entiendan.

Explicó que la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) se dedicó 10 años a hacer observaciones y recomendaciones, las cuales fueron dadas a conocer en 1998.A grandes rasgos, expresó que el desarrollo cultural debe ser incluido en políticas nacionales; muchas naciones las han tomado en cuenta, otras no, mas es evidente su impacto cuando se favorece a las costumbres nativas de la región.

Reiteró que el ITCA y Conaculta toman algunas recomendaciones, no todas; “hay desarrollo político/cultural si le hacemos caso a la UNESCO, y cada año siguen apareciendo recomendaciones”.

Definió las políticas culturales en el sentido que haya facilidad de espacios de expresión, ya que de ahí se desprenden proyectos, como es la remodelación de una biblioteca.

“Pasa algo desafortunadamente: no hay políticas culturales. Recuerdo a Palito Ortega cuando decía ‘si mañana leen en los diarios ‘Político atropellado en Avenida Insurgentes’ les digo que mentiría; mi madre sí me enseñó a cruzar las calles’. No hay intención, voluntad, o no se prestan las situaciones”.

Subrayó que tanto en Tampico como en Altamira hay política cultural bien definida, ya que en ambos municipios la línea la dicta el alcalde, tanto Gustavo Torres Salinas como Armando López Flores respectivamente; en el caso de Ciudad Madero, depende de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, que encabeza José Luis Martínez Navarro.

Afirmó que, si bien el desarrollo urbano es importante, el desarrollo cultural lo es más; manifestó su preocupación por que la gente entienda su importancia.