Funcionario de ICV vive la burocracia de Monterrey

El 17 de diciembre el titular del instituto, Ernesto Sandoval, cayó en un bache y aún espera que el municipio pague los daños del vehículo.
Los pozos han sido señalados por los propios automovilistas.
Los pozos han sido "señalados" por los propios automovilistas. (Roberto Alanís)

Monterrey

Ni el encargado de aplicar las políticas públicas relacionadas con los vehículos se salvó de ser víctima de los baches de la ciudad de Monterrey y de la burocracia de la administración municipal para pagar la reparación de daños.

El 17 de diciembre cuando circulaba en el vehículo que le tiene asignado el Gobierno del Estado, Juan Ernesto Sandoval, director del Instituto de Control Vehicular (ICV), cayó en un bache en la avenida San Jerónimo, por lo que el automóvil tipo Yaris, de la marca Toyota, resultó con la llanta dañada y probablemente hasta parte de la suspensión.

Sin embargo, aunque los trámites para la reparación de daños ya se realizaron, el municipio de Monterrey no ha pagado al Gobierno del Estado la reparación de daños causados por el pavimento en malas condiciones.

“Es un trámite que iniciamos en su momento, tuvimos que ir a Tránsito de Monterrey, después fuimos a la Alamey y bueno, pues vamos a reanudar y a darle seguimiento a partir de este lunes que es cuando ya comienzan las labores oficiales en todos lados, aunque en el instituto prácticamente trabajamos todo este tiempo.

“Normalmente ya empieza todo la semana que entra a fluir, vamos a darle seguimiento; esperamos que no haya obstáculos o tiempos exagerados en la recuperación de ese monto”, declaró Sandoval.

El municipio de Monterrey establece como requisito para la reparación de daños, que el afectado permanezca en el sitio del accidente, llame a un agente de Tránsito para que levante el reporte y posteriormente que se dirija al Ayuntamiento a solicitar la reparación de daños y para ello se requiere llevar la documentación del vehículo.

El plazo para todo ello es de 10 días y el pago, se supone, es inmediato, pero en este caso no fue así.

PROCESO TARDA 2 AÑOS

Dos años tuvieron que pasar para que el municipio de Monterrey pagara a un ciudadano las afectaciones que sufrió su auto tras caer en un bache, así lo relato Ramón Bautista.

El afectado señaló que gastó más en los traslados para reclamar el pago que en la reparación del daño sufrido a su auto el 1 de marzo del 2011, en la avenida Bernardo Reyes.

Bautista agregó que su ocupación como taxista fue lo que le permitió acudir todas las veces que fue citado por la administración regiomontana.

El hombre dijo vía telefónica que el pago le fue realizado luego de superar muchas trabas, además dijo que incluso realizó una manifestación.

POCOS RECARPETEAN

Las recientes lluvias trajeron consigo cientos de baches en toda la ciudad que dañan los vehículos, pero a pesar de esto, son pocas las cuadrillas que se encuentran realizando labores de recarpeteo.

En un recorrido realizado en las principales arterias de los municipios del área metropolitana solo se pudo observar un camioneta de Servicios Públicos realizando un recarpeteo en la calle Torres, en San Nicolás de los Garza, y en días anteriores personal de San Pedro hizo lo propio.

Cabe señalar que en diferentes zonas se han realizado reportes de baches que han causado daños considerables a los automóviles y a pesar de esto las autoridades aún no han tapado los pozos.

Un bache ubicado en la calle Hidalgo, entre Gonzalitos y Andes, en Monterrey, provocó la molestia de automovilistas tras poncharse los neumáticos.

El pozo fue reportado por los ciudadanos quienes piden a las autoridades de Servicios Públicos reparar la carpeta asfáltica.

Una joven identificada como Carla Fernández, pidió al municipio mejorar las vialidades pues para eso se pagan los impuestos, además de pedir más atención a los reportes, pues Tránsito tardó casi dos horas en atender el reporte. (Denisse Mesta/Monterrey)