Habrá homenaje para "El Chivo" Díaz

Será reconocida la trayectoria de 35 años del ex pugilista y entrenador lerdense con una función de box, que se llevará a cabo este viernes 12 de junio a partir de las 18:00 horas.
Siempre peleó en peso welter, en 66 kilos, sostuvo 118 pleitos, entre amateurs y profesionales.
Siempre peleó en peso welter, en 66 kilos, sostuvo 118 pleitos, entre amateurs y profesionales. (Luis Salcedo Cassio)

Lerdo, Durango

Con una función de boxeo, será homenajeado en vida el conocido entrenador de boxeo lerdense, Rodolfo "Chivo" Díaz, quien con 78 años de edad y una trayectoria de 35 como formador de atletas, recibirá además un reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Ciudad Lerdo.

Lo anterior lo dio a conocer el titular de la Dirección de Fomento Deportivo de Ciudad Jardín, José Guadalupe Padilla Saldívar, quien agregó que éste homenaje se decidió hacerlo en vida a quien ha dado mucho por la sociedad lerdense y lagunera.

Presente en el gimnasio del "Chivo" Díaz, ubicado a un costado de la Plaza de Toros Lerdo, Padilla Saldívar precisó que han sido muchos los peleadores y atletas que ha forjado éste conocido manager, que es justo se le reconozca en vida.

Precisó que será este viernes 12 de junio a partir de las 18:00 horas en el Paseo Peatonal del Centro Histórico que se ubica en Avenida Francisco Sarabia y Calle Allende donde habrá seis peleas profesionales y dos amateurs, en un evento completamente gratuito a manera de agradecimiento al "Chivo" Diaz.

Se dijo que una de las peleas profesionales será la que protagonicen José "El Frijolín" Díaz Agüero y Andrés "Torito" Cazares, ambos conocidos boxeadores de la Región.

Para este reconocimiento, se ha girado la invitación a boxeadores que han brillado en su carrera y que fueron forjados por el "Chivo", como el excampeón mundial, César "Cobrita" Soto.

Don Rodolfo Díaz Hernández nació el 12 de octubre de 1938 en Ciudad Lerdo, en el seno de una familia humilde, su padre Benito Díaz, albañil de oficio, sacó adelante a sus diez hijos, Rodolfo era el penúltimo de ellos.

Rodolfo ha sido uno de los pocos peleadores que dio La Laguna en las llamadas divisiones grandes, vencedor de Don Jordan, ex campeón mundial de peso Welter, y de Curtis Cokes.

Se inició en el boxeo por su amigo Francisco Macías, quien en 1951 lo invitó a presenciar una pelea que sostuvo contra Miguel Orona en la desaparecida Arena Lerdo, que estaba ubicada por calle Hidalgo entre avenidas Matamoros y Juárez.

Durante 24 años radicó en los Estados Unidos, donde le ganó por decisión en diez rounds a Dan Jordan, ex campeón mundial de peso welter, el combate fue en Sacramento, California.

Jordan acabada de ser destronado por Emilie Griffith, y entre sus planes estaba realizar una pelea fácil, el manager de Dan pensaba que después de vencer al lagunero podía enfrentarse de nuevo a Griffith.

Rodolfo deshizo por completo los planes del norteamericano, con el triunfo obtenido logró ser incluido en el ranking mundial como décimo welter, algo que en ese tiempo era muy difícil conseguir.

En el plano internacional se dio a conocer cuando venció a Marvin Carter por decisión en diez rounds, noqueó a Dick Night en tres asaltos, derrotó a Jess Bogard en siete episodios y superó en tres a Curtis Cokes.

En 1953, en San Antonio, Texas, le gana a Cheque Chelton en el cuarto round por nocaut, en Sacramento se impuso por decisión a Jimmy Flu.

En 1968 se retiró por un tiempo, luego regresó al ring, pero al ver que no rendía igual optó por retirarse en 1970. Su último combate fue en México, en Tamiahua, Tamaulipas, contra Manuel Martínez, al cual derrotó en cuatro episodios.

Siempre peleó en peso welter, en 66 kilos, sostuvo 118 pleitos, entre amateurs y profesionales, el retiro fue a los 34 años de edad.

En 1982, con la ayuda del entonces dirigente del Comité Municipal de la CNC, consiguió la autorización del alcalde en turno, Vicente García Ramírez, para instalar el gimnasio en una de las esquinas de la Plaza de Toros Salvador Barrera Gutiérrez, donde aún permanece.

Con apoyo de Antonio Aguirre instaló el ring en partes, cuando dirigió a César "La Cobrita" Soto compró material para entrenamiento.

Entre sus discípulos destacados menciona a José "El Frijolín" Díaz Agüero, Andrés "El Torito" Cázares, Manuel "El Gallo" Juárez, Antonio Mora, Antonio "El Roble" Medina, Rosalío Barrón y Martín "El Mudo" Chávez. En esta tarea lo ayuda su esposa Ignacia, a quien considera una compañera ejemplar.