Fugas de gas LP también contaminan, dice la Came

Distribuidores alistan un programa de prevención medioambiental.
En el Valle de México hay más de 7 millones de cilindros.
En el Valle de México hay más de 7 millones de cilindros. (Nelly Salas)

México

Los distribuidores de gas licuado de petróleo (LP) alistan un programa de prevención de fugas para reducir la contaminación en la Zona Metropolitana del Valle de México, ya que después de los automóviles, los 7 millones de cilindros de este combustible y de uso doméstico son otra fuente de emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV), uno de los precursores de ozono.

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came), indicó en entrevista con MILENIO que como parte de las medidas adicionales para mejorar la calidad del aire se plantea atacar a las otras fuentes de emisión.

El sector residencial ocupa el tercer lugar en consumo de combustibles fósiles con 13.4 por ciento de la energía utilizada en la zona metropolitana. Además, dijo que se estima que en 2012 por las fugas y quema ineficiente de combustible en las casas se emitieron a la atmósfera más de 72 mil toneladas de gas LP, lo que equivale a llenar diariamente cerca de 10 mil cilindros de gas de 20 kilogramos, según datos del Inventario de Emisiones Contaminantes de la Ciudad de México.

“Los compuestos orgánicos volátiles son uno de los elementos más complejos para reducir en emisiones porque sus contribuciones por sector son muy pequeñas y no hay comparación con los óxidos de nitrógeno, que claramente 88 por ciento de esas fuentes vienen del parque vehicular.

“Para nosotros y los científicos es importante tomar medidas de control tanto de carácter federal como local en cuanto a las fugas de gas LP en hidrocarburos no quemados y eso tiene que ver con lo que sucede en los domicilios”, explicó Gutiérrez Lacayo, tras agregar que incluso se ha planteado emprender un programa de sustitución de cilindros, decisión de cada gobierno local.

Entrevistado por separado, Octavio Pérez Salazar, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas AC (Amexgas), dijo a MILENIO que en el contexto de los episodios de contingencia, a petición de la Secretaría de Energía, iniciaron la elaboración de un manual y la capacitación de sus repartidores para reducir las fugas en las instalaciones domésticas.

“El gas LP es un combustible tan seguro que 80 por ciento de los mexicanos tiene su propio almacenamiento en su casa, pero es muy seguro siempre y cuando se guarden las mínimas condiciones de seguridad, tales como mantener en buen estado su recipiente y que las instalaciones sean las correctas, porque luego se topa uno con cosas que parecen increíbles, como el uso de mangueras de plástico para transportar o conectar el gas LP, lo que es inadecuado”, dijo.