“Un reto realizar actividades antes exclusivas del hombre"

La Teniente enfermera Victoria Figueroa Álvarez, reconoce que las actividades son enérgicas y complicadas, pero ha aprendido el orden, la disciplina y la obediencia.
Teniente enfermera Victoria Figueroa Álvarez.
Teniente enfermera Victoria Figueroa Álvarez. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

La teniente enfermera, Victoria Figueroa Álvarez, dice que haber ingresado a las Fuerzas Armadas fue muy complicado, pero lo consideró un reto importante en su vida, el pertenecer de manera activa al Ejército Mexicano.

Victoria Figueroa originaria de Durango, dejó la vida civil y se incorporó a la militar, en la que ha aprendido el orden, la disciplina y la obediencia, valores fundamentales para sostenerse en las filas castrenses.

Reconoce que las actividades son enérgicas, complicadas, pero las tiene que cumplir en el momento que se le ordena. Asimismo desempeña funciones de orientación vocacional en diversos planteles educativos de nivel medio superior de la Región Lagunera de Coahuila y Durango.

"Fue un cambio muy radical en mi vida, ya que iniciar en actividades que eran exclusivas del hombre, me ponían en una situación de reto y creo que haberlo realizado me condujo a pensar que las mujeres podemos hacer bien las cosas y mucho mejor", dijo la teniente Figueroa.

Estudió por cuatro años en la Escuela Militar de Enfermería en la Ciudad de México, donde estuvo alejada de su familia.

"En la escuela recibí la formación acedémica de la especialidad que escogí, pero también somos sometidos a actividades meramente militares, en las que recibimos adiestramiento constantemente”, explicó Victoria Figueroa.

El proceso de selección en las instalaciones de la XI Región Militar y se realizaba cuatro exámenes, uno médico, psicológico, de conocimientos y físico, los cuales tienen que ser aprobados para ingresar a las Fuerzas Armadas.