Fuego panamericano aún le “quema” a Guadalajara

Se desincorporaron una serie de bienes sin inventariar, con el argumento de que "no estaban a la vista".
De acuerdo a registros de la anterior Administración, este mobiliario está conformado por 13 mil artículos.
De acuerdo a registros de la anterior Administración, este mobiliario está conformado por 13 mil artículos. (Nacho Reyes)

Guadalajara

La llama panamericana de Guadalajara 2011 fue apagada el 30 de octubre de dicho año, sin embargo, el fuego parece seguir vivo, expandiéndose y dejando a su paso pérdidas millonarias para la ciudad; las cenizas se acumulan en tres bodegas de la zona industrial, donde miles de artículos con una etiqueta que dice: “panamericanos 2011”, han quedado inservibles y a pesar de la disolución del comité organizador, éste dejó pasivos por 15 millones de pesos.

En sesión extraordinaria del ayuntamiento tapatío de la Administración 2012 – 2015, realizada el pasado 29 de septiembre, el Comité Organizador de los Juegos Panamericanos de Guadalajara (Copag) dejó de existir, un día después y a unas horas de que concluyera la Administración de Ramiro Hernández, la disolución del Copag se hizo oficial tras la publicación en la gaceta municipal.

En esta disolución, se desincorporaron una serie de bienes sin inventariar, con el argumento de que “no estaban a la vista”, así lo determinó la empresa Auren de Occidente en un informe entregado el 15 de septiembre de 2015 a la autoridad municipal, quien contrató al mencionado despacho el 10 de agosto del mismo año para hacer la disolución del organismo panamericano.

Por esta labor, que debió realizar el ayuntamiento y no un tercero según reglamento del organismo, Auren de Occidente cobró la cantidad de 998 mil pesos, de los cuales el 50 por ciento ya fue liquidado, en tanto que la parte restante se mantiene pendiente de cobro.

No obstante, la disolución del Copag se llevó a cabo entre una serie de irregularidades que se contraponen a lo dispuesto en el Reglamento Interno del Organismo Público Descentralizado de la Administración Pública Municipal de Guadalajara denominado Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, que en su artículo 59 da cuenta que el organismo se debía disipar una vez concluidos los juegos y al haber dado cumplimiento a “las obligaciones contraídas con terceros”, cosa que no ocurrió.

Tras una auditoría realizada al Comité en 2012, la Contraloría de Guadalajara detectó que el Copag tenía adeudos por un millón de pesos a diversos acreedores y el municipio determina rechazar las cuentas y se posterga su disolución, pero en los siguientes tres años, otra deuda creció en agravio del municipio y actualmente hay pasivos con el Sistema de Administración Tributaria (SAT) al que se le adeudan 3 millones 600 mil pesos correspondientes a multas, mientras que 12 millones de pesos más, sin saber por qué conceptos, le adeuda Guadalajara a la empresa Operadora de Ferias y Exposiciones S.A de C.V.

“Nos encontramos que al momento de su disolución el Copag transfiere más de 15 millones de pesos en deudas”, señaló el titular de la hacienda pública en Guadalajara, Juan Partida Morales.

“El proceso de disolución tardó tres años, lo que hemos podido investigar es que el Copag tenía la obligación de dejar en cero las cuentas, ese artículo se deroga en junio y entonces nos transfieren la deuda”, puntualizó.

Además del pasivo millonario, el Copag le dejó otra sorpresa a la actual Administración, está relacionada con los bienes inmuebles que por reglamento, pasarían a ser propiedad municipal para su aprovechamiento, pero que contrario a ello, fueron depositados en tres bodegas de la zona industrial, donde en tres años, han quedado prácticamente inservibles.

David Mendoza, director de Administración de Guadalajara, explicó que “tras un proceso de revisión nos encontramos que no se tenía inventario registrado actualizado en la cuenta del Copag”, y al comenzar a investigar a fondo, se dieron cuenta que bajo resguardo municipal hay computadoras, muebles, medallas, anaqueles, cámaras digitales, camas y otros enceres que fueron adquiridos para amueblar las Villas Panamericanas y que una vez concluidos los juegos, se depositaron en tres naves industriales.

Las filtraciones de agua y el excremento de plagas como ratas y palomas, dañaron de manera considerable los inmuebles al grado de que la mayor parte de estos han quedado inservibles.

“Las condiciones de las bodegas son deplorables para la conservación de mobiliario, al abrirlas nos damos cuenta que hay un montón de mobiliario almacenado deteriorado completamente”, refirió el titular de Administración en la capital del Estado.

Este mobiliario, que de acuerdo a registros de la anterior Administración debe contener alrededor de 13 mil artículos, fue declarado inexistente al momento de la disolución del Copag, y se omitió hacer mención de los bienes en el proceso entrega–recepción que concluye el día de hoy.

Cronología

30 de octubre de 2011: Concluyen Juegos Panamericanos

Diciembre 2012 Contraloría de Guadalajara realiza auditoría al Copag y encuentra adeudo de 1 millón de pesos

10 de agosto de 2015: Guadalajara contrata despacho por un millón de pesos para disolver Copag

30 de septiembre de 2015: Guadalajara da por disipado al comité y omite informar sobre activos en bodegas

15 millones de pesos suman a la fecha los pasivos generados en tres años por comité que no operó en ese tiempo