Frustración, elemento clave ante actos violentos: UNAM

Feggy Ostrosky, investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM, considera que son múltiples las variables que intervienen en acontecimientos como el ocurrido en Monterrey.
A esa edad no hay corteza prefrontal.
A esa edad no hay corteza prefrontal. (Especial)

Valle de México

Feggy Ostrosky, investigadora de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, consideró que son múltiples las variables que intervienen en acontecimientos como el ocurrido en Monterrey, donde la frustración y la idea de venganza son elementos clave.

Dijo que el acto cometido en el colegio da muestra de una frustración adolescente. "Quería vengarse de algo. El estrés dispara este tipo de emociones, primero atacando a los demás y luego a sí mismo; la situación es una llamada de atención para los padres y maestros, pues ese nivel de enojo se detecta", resaltó.

Por su parte, Eduardo Calixto González, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM y jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, opinó que probablemente es un evento desencadenado por un proceso depresivo o una crisis de ansiedad.

En opinión del neurólogo, se advierte una crisis y en consecuencia cuando hay enojo o ansiedad considerables los límites son perdidos y pueden detonarse acontecimientos como éste. Sin embargo, hay un punto importante, quien lo generó es un individuo de 15 años cuya corteza prefrontal todavía no está formada.

TE RECOMENDAMOS: Fuera de peligro, estudiante herido con navaja

"Es la zona en donde se forman los límites sociales, y en los varones termina de desarrollarse a los 26 años, aproximadamente". Ese es el problema con los adolescentes, no tienen freno.

Seguramente hay un trastorno asociado a esta inmadurez fisiológica. A esa edad, independientemente de la personalidad, no hay corteza prefrontal; además, pudo haber tenido un trastorno de personalidad, remarcó el investigador.

"Por eso los vemos, sin generalizar, con incapacidad para aceptar la frustración. Aún más, en especial los hombres tienen niveles elevados de testosterona y esto deriva en que muestren menor capacidad de aceptar errores o circunstancias".

KVS