Pagan por boda y reciben fraude

Para Ricardo y Elsa, el día planeado para su boda se vio frustrado al ser estafados por la empresa Maia Eventos.
María Verónica González Garza y Javier Chávez Gutiérrez, propietarios de la empresa MAIA Eventos son buscados por las autoridades.
María Verónica González Garza y Javier Chávez Gutiérrez, propietarios de la empresa MAIA Eventos son buscados por las autoridades. (Especial)

Monterrey

A un mes de su boda, Ricardo y Elsa tendrán que posponer el día que han planeado y esperado por más de un año.

La pareja fue víctima de María Verónica González Garza y Javier Chávez Gutiérrez, propietarios de la empresa Maia Eventos, dedicada a organizar enlaces nupciales.

Su boda, programada para el 30 de agosto, costó más de 200 mil pesos; cantidad que ya habían liquidado. Ahora junto con más afectados esperan justicia.

"Estamos preocupados porque, por ejemplo hay gente que se casaba mañana. Seguramente no lo vamos a recuperar (el dinero) y pues la fiesta ya está programada, hay otras cosas que ya se pagaron.

"Independientemente del dinero son las ilusiones de todos nosotros por meses, por años incluso, algunos que se tardaron dos, tres años en juntar todo el dinero para hacer una boda de gran proyección", destacó.

Fue ayer, a través de redes sociales, cuando Ricardo Cantú y Elsa De Gamboa se enteraron del fraude, pues la empresa fue clausurada por la Profeco y sus dueños prácticamente desaparecieron.

Con la esperanza de no ser una de las víctimas, la pareja acudió al lugar donde celebrarían la ceremonia, pero encontraron que también había sido clausurado por irregularidades con el permiso de uso de suelo.

"Nosotros nos íbamos a casar en un lugar que le hacen llamar el jardín botánico Los Sabinos, y lo clausuraron por uso de suelo, es lo que menciona la gente".

No sólo las parejas han sido las afectadas, pues también proveedores y trabajadores fueron estafados.

"Ella (María Verónica González Garza) armaba bodas, pero no le pagaba ni a sus proveedores. Tenía un déficit esa compañía, no tenía dinero para sustentar todos los eventos que tenían", aseguró Ricardo Cantú.

Apenas el pasado sábado la agencia había cumplido con un evento; posteriormente, el lunes fue la última vez que se tuvo contacto con González Garza.

"La última vez que la vieron fue el lunes, andaba creo que en taxi, y antes andaba ella con un carro rentado. Daba otra apariencia o quería pretender ser alguien más con un carro rentado, un departamento rentado en la colonia Del Valle... todo era una farsa".

La empresa Maia Eventos se anunciaba en exposiciones de eventos nupciales, donde firmaban contrato con sus clientes, y tenía cerca de cinco años organizando este tipo de eventos.

Ricardo Cantú aseguró que ya son varias las denuncias que existen ante la Procuraduría de Justicia del Estado, incluida la de él.

Hasta el momento los pagos que las víctimas realizaron suman más de 20 millones de pesos, sin contar la deuda con trabajadores y proveedores.