Panteones de Madero en desorden

El origen de los cementerios va de la mano con el desarrollo y nacimiento del municipio, sin embargo no se planeo el acomodo de las tumbas ni el crecimiento de los mismos.
Panteón San Pedro de Las Vegas
Panteón San Pedro de Las Vegas (Cecilia Aguilar)

Francisco I. Madero

Los próximos días cientos de personas visitarán los panteones que guardan los restos de sus difuntos. En los cementerios de Francisco I. Madero algunas tumbas cuentan con una plataforma sencilla y sin arquitectura fina, recubiertos de cemento desgastado o de yeso, mientras que muy pocas criptas y mausoleos están bien diseñados y cuidados.

Existen seis camposantos en el municipio, el de Alamito, el panteón La Estrella de Santo Niño y San Agustín, el San Pedro de Las Vegas, el cementerio Las Tres Norias de Lequeitio, El Cántabro y el camposanto de Finisterre.

Sin duda, los cementerios reflejan la historia y hasta la sociología de las ciudades que los acogen y los panteones de Francisco I. Madero, no son la excepción.

De acuerdo a Gumaro Tonche Flores, designado por las autoridades municipales como cronista de la ciudad en 1983, la existencia de los panteones en Madero va de la mano con su fundación.

El 9 de noviembre de 1936 el Juez Segundo de Primera instancia del Distrito de Parras, se constituyó en la ciudad para dar posesión material a los 69 ciudadanos que solicitaron la expropiación de tierras por causa de utilidad pública, con una extensión de dos hectáreas, setenta y nueve áreas y cincuenta centiáreas, para el establecimiento de una Colonia Comercial, en presencia de José María Meléndez, representante del Sindicato "Emiliano Zapata", sin embargo los afectados no se presentaron.

El 11 de Noviembre el presidente Lázaro Cárdenas del Río, estuvo en esta ciudad en visita de inspección y por decreto expedido el 30 de Noviembre de 1936, el municipio quedó bajo el nombre de Francisco I. Madero, siendo su cabecera el poblado de Chávez, al que le fue concedido el título de Villa, con el nombre del municipio.

A menos de un mes comenzaron los decesos
Sin embargo, José María Meléndez murió el 26 de diciembre a la edad de 38 años, convirtiéndose en una de las primeras personas sepultadas en el municipio. Él fue un reconocido líder del Sindicato de Obreros, Campesinos y Comerciantes en Pequeño "Emiliano Zapata", principal actor en el movimiento agrario que dio origen al municipio.

La tumba de este líder obrero se encuentra en Alamito, uno de los panteones más poblados y más utilizados por los ciudadanos maderenses, el cual, en realidad está ubicado en terrenos que pertenecen a Matamoros.

Toche Flores dijo que no hay mejor muestra del progreso de un municipio, que cuando se cuenta con un Archivo Histórico y un cementerio ordenado, sin embargo, en Madero no se tiene un registro exacto de las tumbas que tiene los seis cementerios y mucho menos, de la cripta más antigua.

Aunque no hay pruebas que lo sustenten, se cree que el panteón de Alamito podría ser el más antiguo, ya que José María Meléndez murió el 26 de diciembre de 1936, a menos de un mes de haberse asignado el nombre del municipio.

Con el crecimiento del municipio y sus poblados, por comodidad los habitantes tomaron espacios de tierra para crear los cementerios, donde sus tumbas, ya sean sencillas, bien construidas o hasta cierto punto, majestuosas, se encuentran en completo desorden, a tal grado que no se tiene un registro exacto de cuantas tumbas y cual es la más antigua en cada uno de los cementerios.