En "Charcos de risa" no hay agua, ni motivos para reír

Gabino Sierra Borrego, habitante de la comunidad, asisitió a la Presidencia Municipal de Francisco I. Madero, para abogar por él y por su familia, pues su hogar está casi destruído.
Gabino Sierra Borrego, habitante del ejido Charcos de Risa.
Gabino Sierra Borrego, habitante del ejido Charcos de Risa. (Sergio Enrique Guajardo Adame)

Francisco I. Madero, Coahuila

Gabino Sierra Borrego, habitante del ejido Charcos de Risa, llegó temprano a la Presidencia Municipal, su intención era entrevistarse con el alcalde, pero no fue posible.

Gabino de 75 años de edad, dijo "pido ayuda para mi familia, ya que tenemos muchas carencias, nos hace falta trabajo y una vivienda digna".

Otra de las demandas de los habitantes de Charcos de Risa, es la falta de agua, la noria que tienen está contaminada por el arsénico.

"Andan haciendo obras en el rancho, a nosotros no nos tocó nada, tenemos las viviendas muy deterioradas, además de que necesitamos mucha ayuda ya que no hay trabajo, las viviendas están muy afectadas debido a las lluvias que se presentaron en el mes pasado, llovió mucho y las paredes se humedecieron".

Están haciendo cuartos, baños, techos, "yo tengo mi casa en mal estado, el otro día vine a buscar al presidente pero ya no estaba".

"Nos llevan el agua en un camión pipa cada ocho días, llevan como quince mil litros para 50 familias, la verdad no alcanza esa agua sólo alcanza para tomar, tenemos una noria pero el agua está mala ya que contiene arsénico, la utilizamos solo para el baño y para lavar los trastes".

Don Gabino se unió al grupo de antorchistas que fueron atendidos por funcionarios municipales, aunque afirmó, "espero y nos oigan, además vengo acompañado por una sobrina, pero ella se quedó afuera cuidando la camioneta en la que llegamos aquí a Madero".