Dictan auto de formal prisión a vendedores de pericos verdes

Francisco Juan Carranza López y Jesús Alberto Roja Miranda, fueron trasladados al Penal del Topo Chico, en el municipio de Monterrey, donde serán juzgados y esperarán la sentencia.

Monterrey

Los comerciantes de pericos verdes mexicanos asegurados en Apodaca, recibieron el auto de formal prisión por la comercialización en la vía pública de las aves en peligro de extinción, catalogadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente recibió la notificación del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Penal en el estado de Nuevo León.

Francisco Juan Carranza López y Jesús Alberto Roja Miranda fueron trasladados al Penal del Topo Chico, en el municipio de Monterrey, donde serán juzgados y esperarán la sentencia.

El pasado 22 de febrero inspectores de la delegación federal de la Profepa en Nuevo León, acudieron al bulevar Julián Treviño Elizondo, en el municipio de Apodaca, donde constataron que ambos sujetos comercializaban tres especies listadas en dicha norma vigente.

Cabe destacar que ningún ejemplar de ave correspondiente a la familia Psittacidae o psitácido (loros, pericos y guacamayas), cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, puede ser sujeto de aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales. Es decir, por ser especies catalogadas en situación de riesgo, está prohibida su extracción del medio silvestre, así como la posesión y el comercio de las mismas.

El artículo 420 fracción cuarta del Código Penal Federal establece que el tráfico ilegal de ejemplares es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, y se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas se realicen con fines comerciales.