Fieles utilizan templos como lugar de descanso

Párrocos optan por cerrar a ciertas horas, puesto que la gente la usa para descansa, platicar y hasta robar
Vagabundos afuera de iglesias.
Vagabundos afuera de iglesias. (Sergio Contreras)

León, Gto

Para descansar, platicar y hasta robar, pero no para orar.

Algunos parroquianos toman los templos para otros propósitos, por lo cual en ciertos templos y capillas han optado por cerrar las puertas en horas donde no hay servicios religiosos.

"Nosotros nos vimos obligados a cerrar los domingos al mediodía porque de todos modos descubrimos que mucha gente entra solamente a descansar, pero no a hacer oración. Ha habido veces que también entran a platicar, a tomar un poco de sombra que no hay afuera". Revela el sacerdote titular de la Parroquia del Sagrario, Carlos Muñoz Hernández.

"No cerramos tanto tiempo, pero nos hemos visto en esa necesidad", complementa.

La estrategia es también para evitar tentaciones, porque hay ocasiones en que no hay personal suficiente para cuidar. Y que incluso habiendo una persona, esta corre riesgos. Cuenta que hace unos dos años un joven entró a robar y atacó al sacristán. "Es lamentable porque el sacristán trató de defenderse y salió lastimado".

En la Capilla Santa Escuela de Cristo comparten la estrategia de cerrar las puertas cuando entran personas con apariencia de maleantes.

"Todavía la semana pasada se metieron unas personas que estaban tomadas y los tuvimos que sacar", platica la capellán Clementina González.

En el templo de San Juan Bosco el hecho pudo ser comprobado por MILENIO. Las puertas estaban cerradas, pero un limosnero dormitaba en el atrio. "Aquí estoy seguro", confesó cuando se le cuestionó por qué elegía ese sitio para hacer su siesta.