Con teatro invitan a reflexionar sobre la muerte

El "Juicio Final", escrita por José de Jesús Martínez e interpretada por la Compañía "Ponle lo que Quieras", se presentó en el Museo Regional en el marco del Festival Héroes Laguna.
Obra de teatro el "Juicio Final".
Obra de teatro el "Juicio Final". (Miguel Ángel González)

Torreón, Coahuila

Un hombre muere en un hospital. En algún lugar, lo esperan dos mujeres que lo reciben en medio de su sorpresa y su asombro, pues ese hombre sabe que ya no es materia.

Así comenzó la obra de teatro "El Juicio Final", escrita por José de Jesús Martínez e interpretada por la Compañía "Ponle lo que Quieras", en las instalaciones del auditorio del Museo Regional de La Laguna y en el marco del "Festival Héroes Laguna".

Este organismo brinda grupos de apoyo y orientación para estos casos, atendiendo de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00, en los teléfonos 720-4855 o al (871) 217-5289. Su correo electrónico es alatac0512@hotmail.com.

Esta pieza reflexiva, fue montada en coordinación con la Asociación Lagunera de Tanatología A.C. integrante de la red de Héroes, que brindan apoyo a familias y personas en proceso de duelo por la pérdida de un ser querido.

Enfrentar el sufrimiento de la enfermedad y la muerte no es fácil. Menos en una región en la que la muerte ha permeado hasta nuestros huesos por la violencia, y que por desgracia de nueva cuenta nos acecha desde donde pensábamos que ya no estaba.

El público de ayer, integrado por personas de todas las edades, pudo ver esta reflexión que sin dudas, no dejó a nadie indiferente.

Las mujeres que esperaban al muerto, no estaban en el cielo. Era un lugar indefinido y el hombre, mayor ya y quien aseguró que había vivido una vida plena, se acerca con temor por el juicio que piensa que va a enfrentar.

“Nosotros no hacemos juicios a nadie que ya venga prejuzgado”, le dice una de ellas, ya que nosotros mismos con nuestros actos, somos los que vamos fabricando ese juicio que nos llevará a la eternidad.

A lo largo del juicio, el hombre es interrogado sobre su ser. Habla de lo que hizo, lo que no hizo, su excelente comportamiento católico, de su nombre cuando le preguntan quién es.

“Olvídese de todo eso. Eso ya no existe más, usted ya no es lo que fue, usted ya no tiene nombre, eso era un sonido, un garabato que se escribía y por el que la gente nos llamaba”.

Colaboradores de la Asociación estuvieron presentes y al concluir la obra, se hizo un debate, algunos de los que se manifestaron impactados, probablemente dudando si ellos no se verían en la misma situación del personaje.