“Garza Guzmán me salvó la vida”: ex procurador

Rubén Zarazúa Rocha recordó al ex titular de la Policía Judicial quien murió ayer por causas naturales.

Monterrey

Al lamentar el deceso de su amigo Fernando Garza Guzmán, el ex Procurador de Justicia en Nuevo León, Rubén Zarazúa Rocha, recuerda que gracias a él salvó su vida en aquella revuelta en el Penal del Topo Chico donde asesinaron al director del reclusorio, Capitán Alfonso Domene Flor Milán.

"Aquella ocasión, Garza Guzmán era titular de la Policía Judicial en la administración que encabezó Alfonso Martínez Domínguez y como Director de la Policía Estatal, Coronel Ernesto Landín Mijares", dice Zarazúa.

Recuerda que el gobernador los instruyó a los tres a seguir de cerca las acciones, sosteniendo una negociación con los que secuestraron al capitán Domene, sus tres secretarias y se apoderaron del reclusorio.

"La petición nuestra era, según instrucciones del gobernador, que nos entregaran al director del Penal y sus secretarias... y lo demás se analizaría, que era la libertad de ellos más unos 12 reos más, si la memoria no me falla", indicó.

El ex procurador señala que al enterarse que habían asesinado a Domene, y que la rebeldía subiría de tono, la orden fue entrar al lugar donde los tuvieron secuestrados.

"Fernando (Garza Guzmán) era magnífico policía y un gran tirador, poco a poco fuimos entrando cuando se dejó venir a nosotros una avalancha con cadenas, palos y armas de fuego, a la que hicimos frente y Garza Guzmán me gritó que no me expusiera, que era muy peligroso hacerle al valiente, pero no le hice caso", indicó.

Al seguir recordando ese día, Zarazúa mencionó que al estar ya adentro del penal uno de los reos lo sorprendió y fue precisamente Fernando Garza Guzmán quien logró salvarle la vida, al impedir que le dispararan.

"Así fue, jamás olvidaré esa defensa que salvó mi vida, gracias a la habilidad que tenía, pero a la formación de policía que tuvo durante toda su vida", concluye con tristeza Rubén Zarazúa Rocha.