Fenómeno del Niño causará baja en lluvias

Señala que es necesario considerar el pronóstico de estos eventos en las políticas de planeación por protección de gente.
Fenómeno del Niño a causa de eventos como liberación de energía.
Fenómeno del Niño a causa de eventos como liberación de energía. (Arturo González)

Pachuca

Ante el fenómeno del niño que se pronostica para mediados de este 2014, se espera que en Hidalgo haya una fuerte disminución de las lluvias durante el verano y el invierno, según el pronóstico basado en el estudio del doctor del Centro de Investigaciones biológicas de la UAEH, Numa Pompilio Pavón Hernández.

En su estudio El fenómeno del Niño y su impacto en la biodiversidad, señala que la disminución de lluvias es más grave en las zonas semi-áridas de Hidalgo, donde por lo regular llueve poco, pero ahora con este fenómeno, se espera mucho menos precipitaciones; por lo que si existe sequía a causa de la deforestación, el fenómeno contribuye a intensificar la desertificación.

En Pachuca, que se ubica dentro de la zona semi-árida del estado, las lluvias ocurren normalmente en verano, sin embargo, el promedio de precipitación de los meses de junio a septiembre, desciende en gran medida cuando ocurre el fenómeno del Niño.

Al presentarse el fenómeno del Niño en Pachuca, la precipitación de verano puede llegar hasta 47 milímetros de agua, que es muy poco a comparación de cuando no hay este fenómeno, que puede llover entre 60 y 65 milímetros.

Para explicar las causas de la escasez de lluvias, señala que se habla de un fenómeno del Niño cuando la temperatura de la superficie del mar se encuentra medio grado o más, por arriba del promedio, por al menos tres meses consecutivos, indica. Por el contrario, el fenómeno de la Niña genera afloramientos y temperaturas bajas en la superficie marina frente a las costas sudamericanas.

En México, precisa, se presentan variaciones marcadas de la precipitación durante los eventos del Niño. "En las regiones áridas y semi-áridas de la región centro-norte se presenta una fuerte disminución de la precipitación en el invierno y en el verano, mientras que a mayores latitudes ocurre un ligero incremento de la precipitación; durante la Niña ocurre exactamente lo opuesto".

Hidalgo se ubica en la parte centro-sur del país, por lo que tiene patrones similares de precipitación, es decir, llueve mucho menos en el invierno y en el verano, sobre todo en sus zonas semi-aridas, en el sur del estado, una de las cuales es Pachuca, el área más poblada de la entidad.

Al llevar una línea de investigación es la ecología funcional en zonas semiáridas, principalmente matorrales, afirmó que debido a la relación entre la sequía e intensas lluvias, asociadas con el Niño y la Niña, el especialista señala que es necesario considerar el pronóstico de estos eventos en las políticas de planeación, así será posible anticipar catástrofes naturales y económicos que ocurren debido a la falta de previsión.

Aunque hasta años recientes se desconocían las causas de estos fenómenos, el especialista señala que se relacionan con otros fenómenos como la liberación de energía del interior del planeta, la actividad volcánica y la variación en la rotación de la Tierra; además de factores externos como la actividad solar.

CLAVES

El Niño es un fenómeno atmosférico que genera alteraciones en los regímenes de temperatura y precipitación a nivel global, provocando sequías muy intensas.

En los años en que se presenta el Niño, las precipitaciones disminuyen significativamente y por el contrario, aumentan las lluvias cuando la zona es influenciada por la Niña.

El nombre del Niño se debe a que el fenómeno ocurre alrededor de la época en que se celebra la navidad, en invierno, aunque sus efectos también se presentan durante el verano.