Madre de estudiante sostiene que su hijo fue asesinado

La señora María Villegas señala que es una calumnia en contra de su hijo el decir que este intentaba robar.
La señora Rosa María Villegas Loma, madre de Ricardo.
La señora Rosa María Villegas Loma, madre de Ricardo. (Milenio)

Guadalajara

“Ricardo era buen estudiante, con excelentes promedios, le arrebataron un futuro, él ambicionaba ser  un hombre de bien. No le hizo daño a nadie para que le quiten la vida. Quiero saber qué es lo que espera este gobierno  al dejar al mando a tanta gente corrupta”, expresaba Eunice López Villegas, hermana de Ricardo de Jesús, alumno de la Universidad de Guadalajara que falleció el fin de semana en Guanajuato.

En la parte alta del kiosco de Plaza de Armas en el centro de Guadalajara se dirigió a miles de personas que participaron en la marcha organizada  por diferentes organizaciones. Aseguró que su hermano que en un año se graduaba de la carrera de Mecatrónica no era ningún delincuente.

Por su parte, Rosa María Villegas Loma, madre de Ricardo, dijo en entrevista para MILENIO TELEVISIÓN que recibió una llamada por parte de Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato para comprometerse que el caso de Ricardo se esclarecería. La señora dijo que es una calumnia en contra de su hijo al decir que intentaba robar.

“Mi hijo era de unos principios, sin necesidad, por eso trabajaba yo para que a él no hiciera falta nada y hay un hecho muy extraño porque mi hijo hubiera escalado una pared de tal altura, tuvo que haber necesitado ayuda porque mi hijo no era el hombre araña para que por si solo escalara esa pared (…) Traía una mochila, la mochila, se supone que mi hijo ahí cargaba su computadora y pues no se qué más cargaba mi hijo ahí en su mochila. Este hecho fue muy retirado de donde lo aprehendieron a él”.

La hermana de Ricardo relató en entrevista que una agrupación del Centro Universitario de  los Lagos se dirigió en un camión rumbo a Guanajuato para asistir a las actividades del Cervantino. A su llegada a una glorieta cercana a donde se desarrollaba un evento, dos de  cuatro elementos de la policía estatal retuvieron al joven de 23 y sus amigos ya no supieron más de él.

“Los arriban cuatro policías, de esos cuatro los dos lo retienen, ya lo habían esculcado anteriormente y lo vuelven a retener sin motivo alguno. Mi hermano para eso se pierde de vista de sus compañeros, no dejaron que se acercaran. Ellos fueron a preguntar a la comandancia porque se lo llevaron policías estatales y no apareció en ninguna comandancia de ahí. Mi hermano desapareció a las 3 de la madrugada y apareció a las diez de la mañana”, dijo.

La familiar asegura que fue imposible que su hermano llegara hasta la vivienda en el que lo encontraron muerto ya que la distancia del lugar donde los policías se lo llevaron hasta la finca es considerable.  Por esa razón ven incierto que se hubiera movido en una ciudad que no conocía.

Eunice López Villegas aseguró que no confía en los resultados de la autopsia realizada en el estado de Guanajuato que dio como resultado que el joven falleció por un golpe en la cabeza. Pidieron en las averiguaciones se incluyan las declaraciones de sus compañeros.