Familia prepara pipián desde mediados del siglo XIX

Convirtiéndolo en toda una tradición, Juan Pablo Garza es parte de la quinta generación de comerciantes. Se dice que es el más solicitado, la herencia gastronómica incluye todo el proceso artesanal. 
La familia Garza ha preparado y vendido pipián durante 5 generaciones en el mercado Donato Guerra de Lerdo, con gran calidad y de forma artesanal.
La familia Garza ha preparado y vendido pipián durante 5 generaciones en el mercado Donato Guerra de Lerdo, con gran calidad y de forma artesanal. (Sergio Enrique Guajardo)

Lerdo, Durango

Pablo y sus hermanos guardan con celo la tradición de vender pipían de gran calidad, a buen precio y con gentileza en el servicio.

La familia de Juan Pablo Garza Rodríguez, prepara pipían desde mediados del siglo XIX, es el más solicitado de Ciudad Lerdo y la herencia gastronómica incluye todo el proceso artesanal de tostar y moler la semilla "pipianera" de una calabaza especial, moler a mano el producto y dar el toque que cada familia tiene para hacer de este platillo, "un manjar de Reyes", en esta temporada de Cuaresma.

Pablo Garza es parte de la quinta generación de comerciantes en el mercado Donato Guerra de Ciudad Lerdo, antes que él estuvieron en el mismo local Teodoro Garza, Pablo Garza, Óscar Garza y Enrique Garza.

Mantiene un puesto en el mercado Donato Guerra del centro de Ciudad Lerdo, uno de los más grandes del lugar, frente al altar de la Virgen de Guadalupe.

Ofrece degustación de camarón con chile rojo y nopalitos a sus clientes, también brinda el servicio de banquetes a domicilio con comida típica de cuaresma en la Comarca Lagunera.

El pipián es una tradición de una bisabuela de Pablo Garza, pasó la receta a una abuela y luego a Amada, Manuela y luego a Dionisia Rodríguez.

Ahora elaboran el pipián cinco hermanos cuyas familias participan en la elaboración del pipían que se acompaña de pollo, carne de puerco y las personas que respetan la Cuaresma lo comen con pollito, tortas de camarón, tortas de papa, camarón, nopalitos, repollo cocido, romeritos y con la carne seca queda muy rico, lo mismo que con papas y nopalitos.

El pipián es de una semilla que ayuda a tener una piel muy suave y mantiene el estómago sano, estas características ayudan a que la semilla que se muele de forma artesanal.

Este manjar se mantiene fresco mucho tiempo porque no tiene conservadores, se mantiene de forma normal, nos cuida la piel, cara brillante y ojos relucientes y en la Ciudad Jardín tiene muchos años de tradición, va con la historia de la ciudad y forma parte de las buenas costumbres de la región.

En molcajete o con molino casero para fabricar el pipían, que la gente guarda para todo el año y lo envían fuera de Ciudad Lerdo, a todo el país y otros países.

Pablo Garza combina la venta de comida como pipián, camarón molido y nopalitos con chile con la venta de enseres de la cocina.

La recompensa para Pablo Garza "es el placer de agradar a los clientes, de servir a la gente que sólo merece lo mejor, me favorecen con su preferencia y yo trato de quedar bien con ellos ofreciéndoles un platillo de reyes, porque todo el que lo come se siente un rey en su casa".