Familia pide a PGJEM activar Alerta Ámber

Tras la desaparición de un menor de 11 años, dicen que la búsqueda no ha iniciado pese a que ya presentaron la denuncia correspondiente
Los hechos ocurrieron en Ecatepec.
Los hechos ocurrieron en Ecatepec. (Antonio López)

Ecatepec

Un menor de 11 años desapareció a unos metros de su casa, ubicada en el poblado de Guadalupe Victoria, en Ecatepec, la noche del 6 de febrero pasado. Los familiares sospechan de un sujeto al cual se conoce con el sobrenombre de "El Diablo", mientras que la PGJEM no ha activado la Alerta Ámber para iniciar la búsqueda, pese a la denuncia correspondiente.

Familiares de Braulio Aldair N. Reyes aseguraron que las autoridades judiciales ya tienen en sus manos el expediente número 344610162714 por desaparición de persona, donde mencionan que el pequeño solicitó permiso para quedarse a dormir en un microbús, propiedad de ellos, esto alrededor de las 23:00 horas, el día mencionado.

Expresaron que el vehículo permanecía todas las noches estacionado frente a su domicilio, y que no era la primera ocasión en que Braulio solicitaba anuencia para pernoctar en él.

Sin embargo, al día siguiente, al ir a despertar al menor, advirtieron que las cobijas estaban dobladas en una bolsa, donde también estaba su teléfono celular. Al no encontrarlo, iniciaron su búsqueda.

De acuerdo con la versión de los familiares, Braulio inició una amistad con un varón de nombre Fernando Rincón Vargas de 44 años, conocido con el mote de "El Diablo" y que vivía a un lado de su domicilio, el cual lo manipulaba para que sustrajera dinero de su vivienda y poder así pagar tiempo en videojuegos.

La noche en que desapareció el menor, también se perdieron 45 mil pesos que tenía ahorrada la familia, igual que el sujeto, quien no fue visto por varios días en las calles de la colonia.

Luego de varios días de buscarlo, los familiares detectaron la presencia de "El Diablo" y solicitaron el apoyo de policías ministeriales quienes, según la familia, solo mantuvieron una conversación con el individuo y lo dejaron ir a bordo de un vehículo, que acababa de comprar pues tenía todavía los signos de "pesos".

Desde entonces no saben el paradero del "sospechoso", ni tampoco saben del menor desaparecido, por lo que demandaron a las autoridades llegar al fondo de la situación.