Faltan espacios de sano esparcimiento en Vallarta

Se trata de un factor que actúa a favor de la drogadicción, advierte el CIJ.
Es importante promover la actividad física a niños y niñas.
Es importante promover la actividad física a niños y niñas. (Guillermo Gómez Pastén)

Puerto Vallarta

Un factor de riesgo importante en el consumo de sustancias adictivas entre los jóvenes de Puerto Vallarta es la falta de espacios para el sano esparcimiento, afirmó la directora del Centro de Integración Juvenil (CIJ), Beatriz Barrón Hernández.

“En el municipio hay pocas unidades deportivas, parques y áreas verdes, además de que las existentes se encuentran en condiciones propicias para convertirse en un punto de reunión de vagos”.

Agregó que dichos espacios no sólo son escasos, sino que por el mismo descuido que hay y la falta de vigilancia de la policía, muchas veces llegan a utilizarse como centros de acopio para estar fumando, tomando o escondiéndose.

Por ello consideró importante, indispensable y urgente que las autoridades tomen las medidas necesarias para que se puedan remodelar estos sitios deportivos o canchas que existen en la ciudad y se les dé realmente la promoción que debieran.

Hernández Barrón destacó que en el Centro de Integración Juvenil se han realizado estudios básicos a la comunidad en los que se menciona ese punto, “que no se cuenta con todos esos espacios que les permitan a los jóvenes llegar a descargar toda esa energía y todo ese potencial que traen”.

Aunado a ello, la tecnología como los celulares, internet, video juegos y nuevos aparatos electrónicos provocan que cada vez los jóvenes jueguen menos “a lo que se jugaba antes”, es decir, que la actividad física es menor en este tipo de juegos, “ahora ves a los chavos metidos en las maquinitas o mirando la televisión, aunque ésta última también está siendo desplazada por los video juegos”.

Precisó que esta situación va agravando cada vez más la problemática, puesto que en consecuencia hay una menor comunicación con los padres de familia, menos posibilidades de contacto con la sociedad y un caso especial es el internet, que “en muchos casos no es supervisado por los padres, se meten a páginas que los pueden enganchar en situaciones negativas, morbosas o de índole de prostitución”.

Consideró éste sí es un problema grave que se está acrecentando “y que no se han tomado las medidas necesarias”, por lo cual hizo una invitación y exhortación a los padres de familia para que estén más al pendiente de dónde están sus hijos, qué hacen y con quién están, además de promover que hagan más deporte y no les permitan que pasen demasiadas horas tras la televisión, computadora o video juegos.

La especialista opinó que aún es tiempo de rescatar a la juventud ofreciéndoles este tipo de espacios, ya que “no se puede pintar tan negativo el panorama y pensar que se haga lo que se haga ya está todo perdido porque además vienen las generaciones de atrás empujando y por tanto cabe la posibilidad de hablar de muchos jóvenes que por estas situaciones pudieron haber ya ingresado en el consumo de algún tipo de drogas, alcohol o tabaco”.

Finalmente, dijo que es importante que en las escuelas se le dé más importancia a la educación física, que se promueva la práctica de los deportes, “muchas veces toman ya la clase como hora libre y si se observa, algunos niños están jugando, pero muchos otros están con el celular en la mano, aislados o comiendo, lo que se asocia con la obesidad que es un problema que ha sido detectado en México y que por ende lo convierte en otro factor de riesgo”.