Colonias del suroriente 'hierven' ante falta de agua

Habitantes de la Eduardo Guerra, Jardines de California, Miguel Alemán y la Lucio Blanco señalan que el calor sofoca, las llaves avientan aire y cuando les mandan el líquido sale sucio.

Torreón, Coahuila

"Imagínate vivir seis días sin agua para lo más elemental. ¿Cómo funcionan las casas sin agua? Ni para lavar los trastes, la ropa, para el aire acondicionado o para mantener limpio el baño".

"Esto se soporta un día pero no una semana, por eso decidimos tomar la calle", explicó Martha Alicia Ramírez Flores, habitante de la colonia Lucio Blanco quien el jueves pasado junto con sus vecinas salió por primera vez a protestar ante la falta de agua potable.

La mujer precisó que los días pasaron tan lentos y agobiantes como el caer del agua a cuentagotas en las llaves, pues desde el sábado pasado lo único que aventaron a través de las tuberías domiciliarias fue puro aire.

"En este mes ha llovido como para que se nos meta el agua por la puerta, pero en la llave no tenemos ni gota. A nosotros nos dijeron que vendrían con una pipa pero lo único que vimos es que anduvieron con un camión de bomberos en la Eduardo Guerra. Acá no llegaron".

Refirió que en medio de un calor sofocante llegaron al sexto día con sus noches, lo que propició que los habitantes estallaran encolerizados y decidieran tomar las cinco esquinas, ubicada en la calle Cipreses, entre las colonias Lucio Blanco y Jardines de California.

A la protesta desarrollada por cuarenta habitantes de la Lucio, se fueron sumando los vecinos de la Jardines pero también de la Eduardo Guerra.

El lugar pronto se convirtió en un punto de encuentro y el objetivo fue único e indisoluble: exigirle a la autoridad municipal que reiniciara el abasto de agua potable.

"Salimos a la calle y algunos fuimos incluso a protestar al SIMAS, hasta allá llevamos tinas y tambos para pedir que nos dieran el agua. De inmediato nos atendieron y nos mandaron pipas. Y nos dijeron que el viernes tendríamos agua en la mañana, al mediodía empezó a salir aunque no está limpia, pero aún así la juntamos en tinas y tambos para tener cuando menos para el baño", explicó Martha Alicia.

Las mujeres en la Lucio comenzaron el acopio: en tinas, tambos, tinacos. En trastes, tamaleras e incluso en las lavadoras. De esta manera durante el viernes los tendederos se volvieron a llenar de ropa lavada.

"Nos dijeron que se descompuso la bomba 64 que está en el cerro y que abastece a la Eduardo Guerra, Jardines de California, Miguel Alemán y la Lucio Blanco".

"Con nosotras habló la licenciada Érika Sotomayor del SIMAS y pues al menos cumplieron su palabra de devolvernos el agua porque jamás, en 70 años que tiene la Lucio, había ocurrido esto. Somos como 200 familias nada más en esta colonia", precisó Martha.


La Jardines de California, con las tinas en la calle

Don Rogelio Silva Gamboa, jubilado de Ferromex, se sentó en su mecedora a cuidar las tinas que sus vecinos enfilaron para acopiar agua durante el mediodía del viernes.

Debido a que el calor arrecia en Torreón, los habitantes temen que en la colonia Jardines de California sigan interrumpiendo el suministro de agua potable, luego de permanecer seis días sin agua en la colonia.

"Desde el sábado la Lucio Blanco, Jardines de California, Eduardo Guerra, Miguel Alemán, Ferrocarrilera y Bugambilias se quedaron sin agua. En este mes ha llovido como para que se nos meta el agua por la puerta, pero en la llave no tenemos ni gota. A nosotros nos dijeron que vendrían con una pipa pero lo único que vimos es que anduvieron con un camión de bomberos en la Eduardo Guerra. Acá no llegaron", indicó Rogelio.

Con un chorrito en la llave, mientras las tinas se llenaban el hombre comentó que también el jueves pasado se movilizó una pipa del SIMAS con la cual se abasteció a los colonos de la Lucio Blanco.

"Imagínate vivir seis días sin agua para lo más elemental. ¿Cómo funcionan las casas sin agua? Ni para lavar los trastes, la ropa, para el aire acondicionado o para mantener limpio el baño".

"Al parecer ya repararon la bomba que está en Peñoles, es la 64. Hablamos con Érika Sotomayor y con Mauro Mancillas, ellos fueron los que nos atendieron. La verdad el enojo era válido porque nos la pasamos comprando agua y en nuestro caso, como tenemos una casa en Las Luisas, pues agarrábamos agua de allá y nos la traíamos en el carro. Fíjese, tener que ir hasta Cementos por el agua", dijo don Rogelio.

Por su parte la señora Adriana Villegas, quien vive en el 1042 bis de la Segunda de Zaragoza en Jardines de California refirió que en tiempos de lluvias el sitio se anega en tanto que para la colonia Eduardo Guerra se hace un lodazal que invade incluso las viviendas.

"Ha llovido mucho y no es como para que estuviéramos así. Aquí se espera que suba la temperatura hasta los 40 grados; tenemos agua a mares, a raudales pero en la llave nomás no".

En el suroriente de la ciudad los habitantes se han acostumbrado al ruido de las bombas y los hidros que durante todo el día trabajan jalando el agua hacia el interior de los domicilios.

Quienes no pueden equipar sus viviendas han optado por tener hasta dos tinacos que permiten sobrellevar los días sin agua. Con un tinaco abajo lavan ropa y en tanto que con otro instalado en la azotea pueden abastecer las regaderas y los sanitarios.

La situación de desabasto se torna cada día más delicada y amenaza con mantener la protesta social como un acción cotidiana en Torreón.