Amor a los más necesitados reconocen de Don Carlos

El gobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera y el alcalde José Campillo, acompañaron a la familia del empresario y político en la misa en la Catedral de Gómez Palacio.

Gómez Palacio, Durango

Desde temprano en la casa de Don Carlos Herrera, fallecido este miércoles en la tarde hay poco movimiento y mucho resguardo de parte de agentes de seguridad privada.

Amables señalan que los funerales serán sólo para la familia (entre 20 y 40 personas) y a las 12:30 del medio día será la misa en la Catedral de Guadalupe.

De ahí se formará una valla humana a la presidencia municipal, en donde habrá un homenaje, informó el diputado Juan Ávalos.

Desde las 9:00 de la mañana llegaron camionetas cargadas de flores y coronas.

Una hora después sus hijos Ernesto y Carlos salieron a recibir las condolencias de gente que se acercó.

LA MISA

Julio Carrillo Gaucín, administrador de la Diócesis de Gómez Palacio fue el encargado de oficiar la misa de cuerpo presente a Don Carlos Herrera, para dar la despedida según lo marca la religión católica.

"Don Carlos vive para siempre en nuestros corazones y deja un gran legado de servicio y amor al que más lo necesita".

Con la Catedral de Guadalupe a reventar de familiares y amigos de la familia Herrera, se pudo apreciar gomezpalatinos afuera de la iglesia, para darle el último adiós de quien expresaban fue el mejor alcalde y mejor ser humano en Gómez Palacio.

A la misa asistió el gobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera y su esposa Tere Álvarez, el presidente municipal de Gómez Palacio, Miguel Campillo y el alcalde de Lerdo, Luis de Villa Barrera, políticos, priístas y laguneros también llegaron.

Durante la misa el párroco envió un mensaje a la familia y amigos reunidos.

"La vida que se nos otorga por medio del bautizo, es un llamado constante a morir del mal, alejarnos de todo lo que nos daña como ser humano".

El párroco hizo énfasis en que el amor, la esperanza y solidaridad deben de ser más fuertes que todas aquellas acciones que dañan o lastiman a otro ser humano.

"Don Carlos vive para siempre en nuestros corazones y deja un gran legado de servicio y amor al que más lo necesita".

Julio Carrillo manifestó que Don Carlos fue un ejemplo, como un hombre emprendedor, padre y esposo amoroso, excelente empresario, pero sobretodo un hombre que amó y sirvió a su pueblo, que le dio impulso a la ciudad y colocó a esta región en el mapa.

"Queda el testimonio de vida para sus hijos, nietos y decendencia. El ejemplo lo deja como servidor público para los que quieren servir a nuestro Estado".

Por todo esto celebramos su muerte cristiana, confiamos que por la fe en Cristo nuestro hermano resucitará.

El coro juvenil diocesano de Gómez Palacio acompañó con sus voces angelicales en el ultimo adiós a don Carlos Herrera.