Fallece un poblano cada 12 horas por insuficiencia renal

Este padecimiento tiene su origen principalmente en una mala alimentación, falta de ingesta de líquidos, exceso de azúcares, fumar o tener sobrepeso; recomiendan ejercicio y nutrición adecuada
Puebla es la cuarta entidad a nivel nacional con más muertes por insuficiencia renal.
Puebla es la cuarta entidad a nivel nacional con más muertes por insuficiencia renal. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

Cada 12 horas muere una persona en Puebla por insuficiencia renal y es la cuarta entidad a nivel nacional con más decesos por ese padecimiento, según reportes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
A propósito del Día Mundial del Riñón, que se celebra este 13 de marzo, se menciona que son varias las causas que provocan los padecimientos renales, como son la calidad de vida, la alimentación, la falta de ingesta de líquidos, exceso de azúcares, fumar, sobrepeso, entre otros.
El INEGI señala que en promedio se registran 33 muertes diarias en el país a consecuencia de enfermedades relacionadas con el riñón.
Las seis entidades con mayor tasa de defunción por ese padecimiento son México con cuatro diarios, el Distrito Federal con 2.5, Jalisco con 2.5, Puebla con 2, Guanajuato 1.6 y Nuevo León con 1 diario.
El último censo del INEGI sobre enfermedades hace referencia a que en el 2012 murieron 12 mil personas por enfermedades del riñón en la República Mexicana.
Los números en ese año fueron: mil 487 muertes en el Estado de México, 948 en el Distrito Federal, 920 en Jalisco, 756 en Puebla, 604 en Guanajuato y 392 en Nuevo León.
Un estudio elaborado en el 2013 por investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), titulado “Enfermedad renal crónica y su atención mediante tratamiento sustitutivo en México”, advierte que para el año 2025, en el país serán 212 mil personas con padecimiento renal crónico y causará la muerte de 160 mil personas.
Además señala que en algunos casos la enfermedad renal crónica tiene origen congénito, pero en la mayoría de los casos es provocada por la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.
La Fundación Mexicana del Riñón AC señala que hay al menos 40 mil casos nuevos de insuficiencia renal cada año en México.
Asimismo, reporta que hay escasez de donantes de riñón. Anualmente se realizan un poco más de 2 mil trasplantes, siendo más del 80 por ciento proveniente de donadores vivos. Esto significa que sólo el 25 por ciento de los pacientes que requieren un trasplante renal lo recibirán y el 75 por ciento está en lista de espera.
Un estudio de la Secretaría de Salud señala que los costos de hemodiálisis para las personas con problemas renales varía en México, con un mínimo de 746.03 pesos por sesión en en el IMSS cuando se utiliza fístula, y hasta mil 164.04 cuando se utiliza catéter en la Secretaría de Salud. Los costos en las unidades privadas estudiadas son similares.
La Secretaría de Salud añade que cerca del 7 por ciento de la población en el país está en peligro de tener insuficiencia renal, de tomarse en cuenta que la diabetes es su principal causa y que solo una cuarta parte de los 10 millones de diabéticos en México tienen un tratamiento adecuado.

INFORMACIÓN ESTADÍSTICA

Según información The Hydration for Health (iniciativa H4H), el Día Mundial del Riñón es una iniciativa conjunta de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF) cuyo objetivo es concienciar sobre la importancia de las enfermedades renales.
Se hace mención que por lo general las enfermedades renales suelen pasarse por alto y que el diagnóstico a menudo se produce en una fase tardía y señala que es una enfermedad progresiva y silenciosa.
La iniciativa H4H menciona que en 2014, el Día Mundial del Riñón se enfocará en la enfermedad renal crónica y el envejecimiento, con su campaña “Los riñones envejecen, igual que tú”.
Algunas recomendaciones para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades renales son: mantenerse en forma y activo, controlar regularmente el nivel de azúcar en sangre; vigilar la presión sanguínea; comer sano y controlar el peso.
Además de mantener una ingesta de líquidos sana, no fumar, no tomar medicamentos sin receta médica regularmente, comprobar la función renal si se presentan uno o más factores de “alto riesgo” y mantener una ingesta de líquidos sana.
Asimismo sugiere consumir mucho líquido porque eso ayuda a los riñones a eliminar sodio, urea y toxinas, lo que implica un “menor riesgo significativo” de desarrollar enfermedades renales crónicas.
La Fundación Mexicana del Riñón indica que las principales causas de la insuficiencia renal son la diabetes mellitus, la hipertensión y la glomuronefritis, este último trastorno es causado por infecciones mal tratadas del riñón.
La Secretaría de Salud menciona que hay otras causas de insuficiencia renal, como las enfermedades autoinmunes como el lupus; anomalías congénitas del riñón; golpes fuertes en el órgano; cálculos y el consumo abusivo de algunos medicamentos, como ciertos analgésicos, explica la especialista.
Las personas suelen padecer esta enfermedad sin darse cuenta. En etapas tempranas se detecta con la presencia de proteínas en la orina y en situación avanzada se presenta sintomatología como hipertensión en los pacientes diabéticos que no la tenían y anemia, porque el organismo tiene problemas para generar glóbulos rojos.

Aumentan los casos en menores de edad

En la región Puebla-Tlaxcala se detectó un incremento considerable de pacientes menores de edad con insuficiencia renal, sólo en la entidad poblana al año se registran entre cinco y diez nuevos casos por cada 100 mil habitantes, mientras que en el vecino estado la incidencia es más alta.
Roberto Salinas González, nefrólogo pediatra y coordinador de trasplante renal del Hospital Regional General San Alejandro del IMSS en Puebla, explicó que la insuficiencia renal en niños tiene su origen en problemas congénitos, hereditarios o enfermedades adquiridas.
Uno de los padecimientos adquiridos más frecuentes en los menores son las glomerulopatías, que afectan a los riñones y se caracterizan por el derrame de sangre microscópica, baja de proteínas e incremento de la presión arterial.
“Hemos visto también que estas enfermedades renales son secundarias a otra enfermedad, las causas más comunes son lupus, nefritis, diabetes o malformaciones congénitas y hereditarias. Hay muchos niños que nacen ya con los riñones pequeños, hay niños que nacen con deformaciones en sus riñones y que van a evolucionar en enfermedades renales”.
En entrevista, el especialista destacó que un niño con insuficiencia renal tiene una baja calidad de vida y está en riesgo de morir si no recibe atención adecuada.
Dijo que el mejor tratamiento a este tipo de enfermedades es el trasplante renal, sin embargo, las donaciones que se registran no cubren la demanda de órganos.
Desde hace tres años, alrededor de 30 niños de cero a 18 años de edad esperan un trasplante de riñón en este hospital y la mayoría puede perder la vida a falta de una donación.
“Las enfermedades hereditarias se están presentado de forma considerable, hay veces que llegan todos los niños de la familia afectados, ya sea por rama paterna o materna”, comentó.
DIAGNÓSTICO A TIEMPO
Para evitar y detectar a tiempo este tipo de enfermedades, Salinas González recomendó a los padres acudir con el médico para realizar los estudios necesarios a los menores como exámenes de orina, medir la presión o detectar el peso y la talla en caso de presentar índices de este padecimiento.
Explicó que los tratamientos de remplazo como la diálisis peritoneal y hemodiálisis pueden prolongar la vida, sin embargo el mejor tratamiento es el trasplante renal, por lo que exhortó a la sociedad a fomentar la cultura de donación para ayudar a los pacientes que lo requieren.
ALTOS COSTOS
Una enfermedad renal resulta costosa, ya que un paciente con diálisis y la hemodiálisis gasta entre 25 a 30 mil pesos mensuales, mientras que un trasplante puede costar la mitad.
“Para poder detener el avance de la enfermedad se requiere una biopsia renal y se requieren medicamentos inmunosupresores que son los únicos que pueden detener el avance y la progresión de una enfermedad renal crónica”, indicó Salinas.
ÍNDICE EN TLAXCALA
Tlaxcala es el estado con mayor índice de enfermedades renales en el país, sobre todo del tipo hereditario, ya que en más del 50 por ciento de las familias se detecta a una persona afectada.
“Considero que ya es un problema de salud pública en los niños, y en adultos ni se diga, es un problema de salud a nivel mundial, la principal causa es la diabetes y la hipertensión”, concluyó.

Puebla, tercer lugar de muertes por diabetes

Puebla ocupa el tercer lugar a nivel nacional por su tasa de muertes relacionadas con la diabetes; de cada 100 mil personas que fallecen en la entidad, se registran 81.57 defunciones relacionadas con la enfermedad crónico degenerativa. La incidencia de diabetes se incrementa con la edad, la población de 60 a 64 años presenta la más alta.
De acuerdo con las estadísticas de morbilidad 2013 del Consejo Nacional de Población (Conapo), en México de cada 100 mil personas que mueren, 70 fallecieron por diabetes.
Las tasas de mortalidad más altas se ubican en el Distrito Federal donde se presentan 99.57 muertes por cada 100 mil personas; Veracruz, 84.35 de cada 100 mil; y Puebla, 81.57 muertes.
En contraste, en Quintana Roo, Chiapas y Baja California Sur se presentan las tasas más bajas, 35.19, 45.22 y 46.98 de cada 100 mil personas, respectivamente.
La diabetes mellitus o diabetes, es una enfermedad crónico degenerativa que se presenta cuando el páncreas no produce insulina, o bien, la que se produce no es utilizada de manera eficiente por el organismo. La hormona responsable de que la glucosa de los alimentos sea absorbida por las células y dotar de energía al organismo.
La diabetes tipo I no se puede evitar debido a que el organismo produce poca o nula insulina y se presenta, principalmente, en la población joven. En este caso, la mortalidad observada por este tipo de diabetes es dos de cada 100 defunciones.
En tanto, la diabetes tipo II que se relaciona con el estilo de vida de la población y en la cual las complicaciones son prevenibles reporta tasas altas: de cada 100 hombres que fallecieron por diabetes 61 tenían tipo II, en tanto en las mujeres fueron 62.
“Es importante sensibilizar a la población con esta enfermedad para que con ayuda de profesionales de la salud, generen las redes de apoyo que permitan garantizar la adherencia terapéutica necesaria para prevenir complicaciones que deriven en muerte”, destaca Conapo.
“De cada 100 egresos hospitalarios por alguna complicación de diabetes mellitus, 24 son de tipo renal”, expresa el reporte.