Fallece el obispo auxiliar Rafael Martínez Sainz

Desde hace algunos días, permanecía en la sala de terapia intensiva. Sus restos serán trasladados a Ocotlán

Guadalajara

Esta mañana falleció Mons. Rafael Martínez Sainz, Obispo Auxiliar emérito de Guadalajara en el hospital San Francisco de Asís, donde, desde hace algunos días, permanecía en la sala de terapia intensiva. 

Don Rafael Martínez estuvo al servicio de la diócesis tapatía durante 57 años, primero como presbítero, y luego como Obispo Auxiliar. Consagrado a su Ministerio, con una labor pastoral muy amplia y fecunda que el Señor le iluminó y le permitió realizar. 

Su cuerpo será velado hoy en el Templo Expiatorio y mañana, a las 12 horas, se celebrará una Eucaristía, en ese recinto. Posteriormente sus restos serán trasladados a Ocotlán, donde permanecerá una noche, se oficiará una misa y será sepltado, en el trayecto, llegarán primero a Tecualtitán. 

Rafael Martínez Sainz nació el 25 de septiembre de 1935, en Arandas, Jalisco. Recibió la Ordenación Sacerdotal el 25 de octubre de 1959, en Roma, Italia. Obtuvo las licenciaturas en Teología Dogmática y en Ciencias Sociales, por la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma. 

A su regreso, fue destinado a la comunidad de Tecualtitán, y luego, trabajó también en la Curia Diocesana. Como Párroco, estuvo en las Parroquias de San Miguel del Espíritu Santo, en Guadalajara, y en la del Señor de la Misericordia, en Ocotlán. Aquí, además de muchas otras obras, coordinó la construcción de un asilo de ancianos y fundó un orfanato.

Fue nombrado Obispo Auxiliar de Guadalajara por el Papa, ahora santo, Juan Pablo II, y consagrado el 16 de julio de 2002, en esta ciudad de Guadalajara

MC