Factores ambientales deben condicionar construcciones

Las viviendas deberían ser amigables con el medio ambiente.
Los actuales fraccionamientos en Hidalgo están comenzando a emplear métodos alternativos.
Los actuales fraccionamientos en Hidalgo están comenzando a emplear métodos alternativos. (Archivo)
Entrevista con Rubér Trujillo Samoyoa (Fannia Cadena)

Pachuca

Los factores ambientales, económicos y sociales deben condicionar los modelos de construcción de viviendas que pretendan ser sustentables, afirmó Ruber Trujillo Samayoa, maestro en Arquitectura Sustentable, y profesor de la facultad de Arquitectura en la Universidad Autónoma de Chiapas, en visita a la máxima casa de estudios en Hidalgo. Junto con otros investigadores de la UAEH, desarrollan el tema sobre la construcción sustentable. En su estancia en Pachuca explicó que la sustentabilidad comprende tres dimensiones, que son el ambiente, la sociedad y la economía, por lo que “si los beneficios no llegan al ser humano de nada sirvió la inversión”. Agregó que para que exista sustentabilidad se tiene que prever qué impactos van a tener los residentes en el aspecto económico.

Ruber Trujillo Samayoa, trabaja en un modelo para evaluar sustentabilidad de vivienda.

Según el crecimiento económico de las regiones, ingreso per cápita en el estado, crecimiento de la población, ingreso promedio de las familias, sus características sociales, ambientales, niveles de educación y salud, es como se requiere desarrollar un modelo de construcción sustentable, plantea.

Un modelo desarrollado en Estados Unidos, por ejemplo, no puede aplicarse en otra región porque es un contexto diferente, explica, de ahí que se busque desarrollar una construcción sustentable que atienda las características regionales del estado.

El sitio donde se va a hacer la edificación, expuso, tiene una serie de condicionantes como la conectividad hacia esa y otras ciudades, el traslado hacia los centros de trabajo, uso de transporte alternativo, además de las fuentes de energía para la vivienda y el consumo responsable del agua.

Sobre la energía utilizada en las viviendas, señaló que en el mundo y en el país la población todavía depende en un 88 por ciento del consumo de energía a partir de fuentes no renovables como es el petróleo, el carbón y el diésel; y apenas un 12 por ciento se depende de energías renovables, que son las fuentes hidroeléctrica, solar y eólica.

Por ello afirma que es necesario lograr mayor eficiencia al momento de la construcción de casas habitación, proyectando la edificación para que el consumo de energía sea menor.

Sobre el consumo eficiente del recurso hídrico, explicó que el buen manejo de este recurso comprende el agua que limpia que ingresa a la vivienda, como el agua residual. La construcción sustentable tiene que procurar y diseñar todos los mecanismos para que se consuma menos agua en una vivienda, y que el agua residual sea tratada para que no contamine el exterior.

Otro aspecto que contempla la construcción sustentable es el bienestar para los usuarios, para que espacios habitacionales estén dentro en rangos de confort adecuados.

Para Ruber Trujillo, en cuestión de construcción sustentable, los desafíos que se tienen enfrente son más grandes de lo que se ha logrado; lo que atribuye a que tanto a nivel local como global, “el planeta tiene cierta capacidad para regenerarse, sin embargo esa capacidad ya fue rebasada por los impactos que estamos haciendo como seres humanos”.

Planteó que el planeta puede soportar determinada población pero ya existen más de siete mil millones de personas.

“Los desafíos que se tienen enfrente son más grandes porque implica la participación de instituciones educativas, empresas, gobierno y aplicación de normas y reglamentos que aún cuando existen todavía no se hacen como deberían”, concluyó el especialista quien  en la actualidad realiza el doctorado interinstitucional de Ingeniería Civil en el que participan alrededor de 12 universidades del país pertenecientes al Consorcio de Universidades Mexicanas Cumex.