Estado podría terminar con la paz laboral: FNSI

Manuel Aguilar Goytia, líder de la FNSI, aseguró que las autoridades estatales podrían terminar con los 16 años de paz laboral si continúan inactivas ante la situación que atraviesa el sindicato.
Mario Aguilar aseguró que el tanto gobernador como el secretario general de Gobierno y el secretario de Trabajo conocen la situación, sin embargo, no han solucionado el problema.
Aseguran que tanto gobernador como el secretario general de Gobierno y el secretario de Trabajo conocen la situación, sin embargo, no han solucionado el problema. (Leonel Rocha)

Monterrey

El Gobierno del Estado podría ser responsable de terminar con los 16 años de paz laboral de continuar inactivo ante la situación que vive la Federación Nacional de Sindicatos Independientes (FNSI), así lo expresó su líder Manuel Aguilar Goytia.

Luego de haber interpuesto una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia por despojo de inmueble, la autoridad no ha realizado ninguna acción.

El edificio de la FNSI se encuentra ocupado por ex trabajadores e integrantes de la pasada mesa directiva que se niegan a salir, e incluso han protagonizado enfrentamientos físicos con el resto de los legítimos trabajadores de la Federación, tal como ocurrió el pasado jueves y del cual MILENIO Monterrey dio cuenta.

Manuel Aguilar Goytia dijo que además de la denuncia presentada bajo el expediente 180-2015 sobre la situación, tiene pleno conocimiento tanto el gobernador como el secretario general de Gobierno y el secretario del Trabajo, de los cuales ninguno les ha dado una solución.

"Esta inacción de las autoridades estatales genera un clima de confusión en las empresas y en los trabajadores que acuden a nuestras instalaciones tomadas ilegalmente.

"A partir de este momento si no se resuelve nuestra situación, hacemos responsables a las autoridades involucradas de cualquier daño que nuestros agremiados puedan sufrir a manos de un grupo usurpador y exigimos que liberen nuestras instalaciones de inmediato y regresen la certidumbre a los trabajadores y la estabilidad laboral al estado", destacó.

Señalaron que lo que menos desean es paralizar las empresas en las cuales tienen aproximadamente 360 mil agremiados, por lo que esperan una solución inmediata toda vez que han sido pacientes con la autoridad.

"No queremos que el Estado sufra un quebranto o que haya paros, es lo que menos queremos, lo que queremos es que esto se resuelva", dijo.

Ausencio Reyes, secretario de Relaciones Públicas de la FNSI, aseguró que no existe una razón válida para que la Procuraduría no actué en base a la denuncia, ya afirmó que existen relaciones extrañas entre Antonio Tapia Martínez, líder de los disidentes, y algunos otros personajes.

"La inacción en específico es porque nosotros sentimos que pudiera haber algo ahí con el señor Antonio Tapia Martínez y pudiera haber tenido algún compromiso con alguna persona allegada al gobernador y pudiera sentirse con cierto poder que ya no tiene, ya es incluso ex empleado de la Federación", refirió.

Por su parte, el secretario General del Sindicato Industrial de Trabajadores de Nuevo León, José Ángel Puente González, indicó que esperan una pronta resolución, pues ya han acudido ante todas las autoridades conducentes, tanto por el despojo, como los trámites correspondientes ante las autoridades laborales sobre la legalidad de la nueva mesa directiva y su correspondiente toma de nota.

Dijo que también hay un procedimiento ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para que les restituyan sus instalaciones.

Finalmente el representante legal de la FNSI, Vicente Salas, mencionó que los enfrentamientos han llegado a lo físico porque se retiró la vigilancia que les habían otorgado por parte de Fuerza Civil y la Policía Municipal de Monterrey.