Contaminación por extracción de shale puede tratarse

El impacto ambiental nocivo más marcado es la contaminación del agua, pero a decir de Eglantina Canales, el agua utilizada para este fin, se puede tratar y volver a utilizarse.
La secretaria Eglantina Canales estuvo en Torreón este miércoles.
La secretaria de Medio Ambiente en el Estado, Eglantina Canales (Aldo Cháirez)

Saltillo, Coahuila

La extracción de gas shale en el norte de Coahuila sí va a ocasionar problemas de contaminación de agua y peligro para los humanos y el ecosistema, pero junto al Instituto Mexicano del Petróleo se busca aplicar los métodos que impliquen menos riesgos, aseguró la secretaria de Medio Ambiente en el estado, Eglantina Canales Gutiérrez.

La mayor parte del agua que se utilizará en la fractura de las capas de la tierra para buscar hidrocarburos se puede reusar en el mismo proceso, pero con cuidados y tratamiento especiales debido a que para entonces estará mezclada con residuos químicos peligrosos. 

“Después del proceso se puede sacar hasta 60 por ciento del agua, pero es agua contaminada y debe ser manejada con mucho cuidado”.

“El agua es uno de los recursos más sensibles en la explotación de gas shale porque se utiliza cierta cantidad de agua para la parte sísmica y el rompimiento de las capas, inyectan agua con arena para ese proceso. 

Parte de esa agua se recupera, pero el proceso lleva cierta cantidad de sustancias químicas y algunas de ellas son consideradas peligrosas para la salud humana y del ecosistema”, explicó.

Una de las alternativas es que el agua contaminada, una vez que se extraiga, se almacene y traslade en tanques hasta que se les de el adecuado tratamiento para volverla a utilizar. 

“Lo que propone el Instituto Mexicano del Petróleo es que se maneje en tanques cerrados, que la suban a pipas y la guarden para su tratamiento, que ahí mismo la traten para estabilizarla porque puede ser reutilizar en el proceso, que se garantice el reuso”, indicó.“Están pidiendo que no la dejen en piletas recubiertas, sino en una especie de pipas grandes donde se pueda guardar y trasladar fácilmente a la siguiente explotación", finalizó.

La funcionaria no precisó la cantidad de agua necesaria para la extracción de gas que iniciará en Coahuila en la segunda mitad del siguiente año.