Familias deben crear códigos de seguridad contra extorsión

Al momento de recibir una llamada es fundamental que el afectado exija al delincuente que pregunte a su familiar alguna palabra que tienen como secreto para saber si se hace un hecho real o no.

Saltillo, Coahuila

El Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de La Laguna, recomendó a las familias crear códigos de seguridad a través de palabras clave, a fin de evitar ser víctima de extorsión.

Juan Adolfo Von Bertrab Saracho, presidente del organismo, informó que este martes se llevaría a cabo la primera reunión anti-extorsión con autoridades de los tres órdenes, donde el Consejo propondría realizar una campaña para reforzar las estrategias ciudadanas mientras los gobiernos hacen su labor.

Y es que al momento de recibir una llamada para un intento de extorsión es fundamental que el afectado exija al delincuente que pregunte a su familiar alguna palabra que tienen como secreto para saber si se hace un hecho real o no, a fin de que no los despojen de fuertes cantidades de dinero y cuiden su patrimonio.

Los extorsionadores primero se hacen pasar por personal de alguna dependencia o tienda de conveniencia para pedir información.

"Hay que tener una constante comunicación, primero hay que checar, hacer preguntas de rigor, generar pláticas con los círculos primarios y tener preguntas de control, qué es esto, si en algún momento nos viéramos en una necesidad hay que tener palabras clave, por poner cualquiera, Aristóteles, pregunta el nombre del perro aunque no tengamos que diga Aristóteles si realmente está privado de la libertad", dijo.

"Hay que tener ese tipo de pláticas donde todos estemos consientes que la palabra clave donde realmente existe peligro es Aristóteles, para qué, para que cuando se genere una llamada de estas, yo inmediatamente pueda exigir cuál es el nombre de la mascota, si nos dicen cuál es el nombre inclusive si es real al que tenemos en la casa sabemos que no es así, porque la palabra que sabemos que debemos usar en un momento de crisis era, en este caso como ejemplo, Aristóteles", manifestó.

Von Bertarb Saracho advirtió que cada vez son más especializadas las llamadas de intento de extorsión, pues se saben el color de la casa, la dirección, entre qué calles, el nombre de todos los integrantes de la familia y eso hace que el temor sea mayor y caigan en la trampa.

Indicó que los extorsionadores, primero, se hacen pasar por personal de alguna dependencia pública o de tienda de conveniencia para pedir información a cambio de algún descuento o premio que supuestamente ganó la familia y segundo, ya con los datos en la mano marcan en días posteriores para sacar dinero a los afectados.