Improcedente expropiación de tierras a campesinos

El líder de la CNC en Coahuila en un diálogo con Rogelio Montemayor Seguy, director del Clúster Minero-Petrolero, llegaron a un acuerdo para otorgar estímulos a los dueños de las tierras.

Saltillo, Coahuila

Con la modificación al artículo 27 constitucional, no procede la expropiación de las tierras a los productores del campo, como se pretende en las leyes secundarias de la reforma energética, afirmó Ramón Verduzco González.

El secretario general de la Confederación Nacional Campesina (CNC) de Coahuila, expresó lo anterior al ser cuestionado sobre el incentivo que ofrece la reforma energética de ordenar la expropiación de terrenos o tierras en favor de petroleras extranjeras si así se requiere.

Señaló que en un diálogo que sostuvo con Rogelio Montemayor Seguy, director del Clúster Minero-Petrolero, llegaron a un acuerdo para otorgar estímulos

“Con los recursos que les den vía estímulos, se genera empleo para coadyuvar con la productividad y el crecimiento económico”.


a los campesinos dueños de tierras agrícolas.

Como ejemplo citó que en el ejido Primero de Mayo de Escobedo y Guadalupe Victoria, Petróleos Mexicanos (Pemex) no expropió las tierras, únicamente las utiliza como servidumbre de paso, por lo que los campesinos reciben un estímulo económico mensual o anual, según lo acordaron con las autoridades.

“El planteamiento fue muy claro ante la Dirección del Clúster-Minero Perolero que encabeza Montemayor Seguy, debemos recibir un estímulo o compensación mensual por las tierras ejidales, mientras que los pequeños propietarios o tierras privadas se manejarán de forma diferente, ellos ya tomarán sus determinaciones al respecto”.

El también secretario general de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Coahuila dijo que el estímulo es que se les pague de forma mensual o anual.

Dijo que es la única manera de proteger los derechos y propiedades ejidales de los campesinos, en virtud de que ya no se va a realizar otro reparto agrario como lo hizo en 1936 el presidente de México Lázaro Cárdenas del Río.

Reconoció que a los productores del campo no les conviene la expropiación de sus tierras ni social y ni económicamente, pues sólo se generaría más pobreza.

“Con los recursos que les den vía estímulos, se genera empleo para coadyuvar con la productividad y el crecimiento económico”, puntualizó.