Expertos del CUAltos opinan del tema de presa El Zapotillo

Ex diputada está en contra del proyecto, pero representante de los avicultores ve beneficios en el embalse.
La mesa de trabajo fue instalada en el Centro Universitario de Los Altos (CUAltos), llamada Agua y Gobernanza.
La mesa de trabajo fue instalada en el Centro Universitario de Los Altos (CUAltos), llamada Agua y Gobernanza. (Gustavo González)

Tepatitlán

En Los Altos de Jalisco, mientras que para unos la construcción de la presa El Zapotillo es un "robo en despoblado y dinero tirado a la basura", para otros representará beneficios y menores costos de producción, siempre y cuando parte del agua que se llegue a almacenar, se utilice para la región.

Lo anterior se desprendió de una mesa de trabajo instalada en el Centro Universitario de Los Altos (CUAltos), llamada Agua y Gobernanza, que se llevó a cabo en el marco de la Semana de la Sustentabilidad, organizada en dicha casa de estudios.

Los ponentes fueron Aldo Castañeda Villanueva, doctor en Química y catedrático del CUAltos, Olga Araceli Gómez Flores, maestra de la Universidad de Guadalajara y ex diputada local, David Martín del Campo, presidente del Colegio de Arquitectos de Los Altos y Ezequiel Casillas Padilla, productor pecuario y representante de la Asociación de Avicultores de Tepatitlán.

Olga Araceli fue la primera en tomar la palabra y señaló que lo que pretende el gobierno federal de embalsar el agua del Río Verde y llevarla a Guanajuato es un robo en despoblado y criticó a los gobiernos de dicha entidad y Jalisco de hace seis años, de negociar a espaldas de la población.

La ex legisladora aseguró que cuando ella fue diputada, a pesar de no ser oriunda de Los Altos, acudió a los diputados del distrito III, Ricardo García y Juan Carlos Castellanos, para hacer un frente común contra la construcción de la presa, a lo que ellos le habrían respondido que era un tema federal y no podían hacer nada.

También acusó al actual gobierno estatal de hacer poco por frenar la obra de El Zapotillo, pese a que la Suprema Corte ya falló a favor de dejarla en 80 metros de altura y no en 105 y calificó a todos los técnicos y peritos como vendidos, por actuar a favor de la Comisión Nacional del Agua, sin pensar en el pueblo.

Aldo Castañeda, por su parte dijo que no hay estudios que indiquen si el agua del Río Verde es adecuada para consumo humano, pues no hay ningún estudio al respecto y se está construyendo sin saberse realmente si ese líquido se puede usar o hay que emplear costosos procesos para hacerlo potable.

"Va a pasar como Arcediano, que dijeron que había mucha agua, pero contaminada y al final desecharon el proyecto por representar un alto costo económico limpiarla", agregó el doctor Castañeda.

David Martín del Campo se pronunció por usar de manera más eficiente la poca agua que hay en la región y explicó que las tres cuartas partes del agua que se usa en los hogares se puede volver a usar mediante un sistema de tratamiento casero.

Según cálculos del representante de los arquitectos, un sistema de tratamiento de aguas para el hogar cuesta alrededor de 60,000 pesos y las autoridades podrían incentivar a los propietarios de casas a instalarlo, mediante la condonación de impuestos y cobros, sin embargo, se le propuso lo anterior al actual ayuntamiento de Tepatitlán y hasta ahora no se ha recibido respuesta.

Finalmente, Ezequiel Casillas Padilla, avicultor, señaló que en Tepatitlán, las granjas de aves, bovinos y cerdos usan casi 100,000 metros cúbicos de agua al día para alimentar al ganado, sin contar que para producir alimento se utiliza cantidades aún más grandes del vital líquido.

"Actualmente la Comisión Nacional del Agua no permite nuevas concesiones para perforar pozos y los ganaderos tienen que recurrir a perforaciones de hasta 450 metros de profundidad o comprar el agua a proveedores a precios muy elevados, para dar de beber a los millones de animales de granja que hay en la zona", refirió el productor avícola.

Y contrario a lo expuesto por Olga Gómez, Ezequiel Casillas se mostró a favor de la construcción de la presa, explicando que traería otro tipo de beneficios a la región, además de abaratar el costo del agua para los habitantes, siempre y cuando Los Altos tengan acceso a parte del líquido que se almacene en la presa El Zapotillo.