Exigen respeto a derechos de los niños y niñas

El contingente fue de cientos de personas, mismas que salieron de Plaza Independencia hacia el Jardín Hidalgo, donde los participantes portaron mantas con mensajes del derecho a una vida sin ...

Pachuca

Niños y niñas de Pachuca relazaron la Primera Caminata por una Infancia sin Violencia, esto para sensibilizar a toda la población ante el problema que afecta a pequeños de todos los extractos sociales, pero que por ser tolerado culturalmente se carecen de datos precisos para erradicarlo.

El contingente fue de cientos de personas, mismas que salieron de Plaza Independencia hacia Jardín Hidalgo, donde los participantes portaban mantas con mensajes de exigencia de una vida libre de violencia de todo tipo, como física, sexual y psicológica.

La marcha la encabezó la directora del DIF Pachuca, Alma Ramírez Vega, quien señaló que así esperan que haya más conciencia sobre el derecho de los niños a no sufrir violencia, y en su caso, a denunciarla para castigar a quien la ejerce.

“Es un tema complejo hablar de estadísticas, coincidimos con la Unicef México y con la Red Mexicana por los Derechos de la Infancia, que al ser un tema naturalizado y considerado normal, justificar violencia hacia niños, niña y adolescentes para educar, utilizar el castigo físico y psicológico y es aprobado en la sociedad es complicado hablar de estadísticas”, dijo Ramírez Vega.

La actividad se realizó se manera simultánea en 74 municipios que integran la  Red Mexicana de Ciudades Amigas de la Niñez, actualmente presidida por el Pachuca, como parte de la adhesión a la campaña global #ENDviolence de UNICEF y a la iniciativa “Infancia Sin Violencia” que promueve la Red por los Derechos de la Infancia en México.

La directora del DIF capitalino señaló que para atender el problema lo primero que deben hacer es visibilizar la violencia contra la infancia para después tener datos concretos, sólo así habrá políticas públicas adecuadas.

En lo que respecta a las acciones de la institución, éstas son más de protección a la infancia que de denuncia ya que legalmente carecen de facultades para perseguir casos, pero sí pueden proteger a quienes sufren agresiones.

“Cuando tenemos un reporte a través de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del municipio, puede ser el reporte anónimo o de algún familiar que pueda reportarnos, no es una denuncia como tal porque no somos una autoridad facultada, pero sí son reportes que llegan al DIF y a través de la Procuraduría se hace la visita de Trabajo Social y de ser necesario se inicia una denuncia ante el Ministerio Público”.

La directora del DIF Pachuca recordó que la Comisionada y relatora de Derechos Humanos de la Comisión Interamericana, Rosa María Ortiz, acaba de acudir al Senado para hablar del derecho de los niños a vivir en familia, responsabilidad que debe de tomar el Estado a favor de la infancia.

“Identificar redes sociales para no separar de manera inmediata y privarlos de estos derechos, lo primero que tenemos que hacer es identificar las redes sociales, identificar los problemas por los que están pasando porque seguramente donde vivan hay un problema a trabajar con la familia”. La concientización, añadió, incluye identificar los tipos de violencia. No todos los actos contra la infancia pueden ser catalogados como delitos, hay algunos que tienen resoluciones más simples por Ramírez Vega destacó la importancia de acercarse a la familia para solucionarlos sin necesidad de una instancia judicial en medio.

“En ocasiones se puede confundir el maltrato infantil con el descuido, que es otro tipo de situaciones, no quiero decir que no sea violencia pero no requiere una denuncia”.

PROBLEMA DE URGENTE ATENCIÓN

Este viernes fue la primera vez que se celebró la Caminata “Por una infancia sin violencia”, un esfuerzo por diversas asociaciones civiles, de gobierno y sociedad en general para visibilizar las agresiones a los derechos de la infancia en México y el mundo.

Según denunciaron representantes de diversas instancias, incluida la UNICEF México, el verdadero panorama de este problema se desconoce ya que no hay datos precisos sobre cuántos niños, niñas y adolescentes sufren violencia o de qué tipo.

Los datos existentes son dispersos, no están sistematizados y fueron recaudados hace varios años, por lo que es impreciso tomarlos para un diagnóstico preciso. Por ejemplo, del Instituto Nacional de Migración se sabe que al año 12 mil menores de edad son repatriados de Estados Unidos, pero no hay datos de cuál es su situación médica, escolar o familiar.

De lo poco que hay a nivel mundial es que 40 millones de niños están en situación vulnerable, ya sea por vivir en zonas con conflictos armados, por problemas económicos o en sociedades donde se toleran agresiones contra ellos. Pero residir en países desarrollados o en aparente paz no garantizan sus derechos, pues hay otras formas de violencia como sexual o escolar. (Alejandro Suárez/Pachuca)