Exigen dar prioridad a la atención médica de trabajadores lesionados

Ivonne Lugo es una enfermera con hematomas y quemaduras, pero se cura a sí misma por falta de consultas.
Fue dada de alta el mismo día del accidente.
Fue dada de alta el mismo día del accidente. (Especial)

México

La enfermera Ivonne Lugo Dorantes y dos compañeras se encontraban en el área de Terapia Intensiva al cuidado de ocho neonatos cuando se suscitó la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

Lugo Dorantes sufrió quemaduras en el brazo derecho y fue dada de alta el mismo día del accidente, pero al pasar los días no ha recibido la atención médica que requiere.

Narró a MILENIO que eran cerca de las 7:05 horas cuando uno de sus compañeros las alertó de evacuar el lugar ante una fuga de gas, pero el tiempo no fue suficiente.

“Nos estábamos poniendo de acuerdo en cómo sacar a los ocho bebés que estaban en las incubadoras, para sacar tres cada quien, cuando se vino la explosión”, relató.

Tras el colapso, todo fue confusión. “Con el tronido sentí mucho calor, polvo, tierra y oía los llantos de los bebés. Ya cuando se fue despejando vi sobre mi cuerpo la mesa donde trabajamos, fue lo que me cubrió, gracias a ello no tuve mayor problema”.

Ivonne comenzó a hablarle a sus compañeras, las enfermeras Araceli Reyes y Guadalupe Castañeda. “La primera que me contestó fue Araceli, me preguntó dónde estaba y le dije abajo, sigue mi voz. Se acercó a través de huecos que se veían entre los escombros, pero yo estaba atorada”.

Araceli logró salir por ayuda, sorteando los escombros y guiada por un rayo de luz. Después, Guadalupe Castañeda pudo comunicarse. “Estaba muy cerca de mí, pero a ella si le cayeron vigas de concreto y tiene múltiples fracturas. Le decía que se calmara que nos iban a rescatar. Enseguida entraron policías y yo seguía escuchando los llantos de los bebés, les dije ‘primero sáquenlos a ellos’”.

Un policía rescató a los primeros recién nacidos y después siguió con las enfermeras. “Ya cuando regresaron por mí vieron por dónde empezar a quitar escombros y jalándome fue como me sacaron. Después me enteré que rescataron a mi compañera; me quedé preocupada, porque alcancé a tocarla y estaba sangrando de la cabeza”, contó.

Guadalupe fue internada en la Cruz Roja de Polanco, mientras que Ivonne fue trasladada al Hospital Enrique Cabrera y dada de alta la misma tarde del jueves. Tiene un hematoma en el brazo derecho, quemaduras en el antebrazo y lesiones en la pierna izquierda, pero desde ese día no ha recibido atención médica, salvo las curaciones que ella misma se hace.

Por ello reclama a las autoridades de Salud del gobierno capitalino que se dé prioridad a la atención médica de los lesionados del hospital de Cuajimalpa. “He ido a mi clínica del Issste y no alcanzo ficha, voy a las 5 de la mañana y no alcanzo ficha. A parte se atravesó el fin de semana, el lunes festivo; ayer fui a la reunión (con los trabajadores del hospital) y qué hago”.

Señaló que en ese encuentro funcionarios de la dependencia se comprometieron “a sacar una cita para darme la atención y agilizar el levantamiento de acta para los casos en que se den consecuencias por riesgo de trabajo”.