Excavará INAH vestigios aztecas en Chapantongo

Los trabajos van a permitir identificar su valor sagrado y para Hidalgo debe ser importante este hallazgo porque se descubre el corazón del Valle del Mezquital, anuncian arqueólogos.
Fernando López Aguilar, investigador del INAH, durante su explicación en Chapantongo.
Fernando López Aguilar, investigador del INAH, durante su explicación en Chapantongo. (Héctor Mora)

Chapantongo

Investigadores de Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) adelantaron que luego de la ubicación del mítico cerro Coatepec en el municipio de Chapantongo, lo que sigue es realizar excavaciones que comprueben la teoría de la importancia del sitio en la historia del Imperio Azteca y no sólo de esta cultura, pues se supone que el lugar era sagrado para los otomíes que habitaban el Valle del Mezquital.

Fernando López Aguilar, arqueólogo del INAH, precisó que el haber colocado al Coatepec en la geografía, va a permitir identificar su valor sagrado y manifestó que para Hidalgo debe ser importante este hallazgo porque se descubre el corazón del Valle del Mezquital.

“El nombre prehispánico de Valle del Mezquital no es un nombre que no tenga sentido, significa el lugar de la tierra de los dioses y con nuestros estudios se ha rectificado esto”, señaló el arqueólogo durante una ponencia impartida a habitantes del municipio de Chapantongo.

Apuntó que es Chapantongo un lugar fundamental para entender la historia prehispánica filtrada a través de la religión católica y puntualizó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia aún no entra de lleno al cerro Coatepec porque necesita la autorización de los grupos de ejidatarios de la región.

López Aguilar dijo que además el cerro de Coatepec es piedra fundacional del escudo nacional, el cual tiene que ver con la historia de Huitzilopochtli, Dios de la Guerra, y no tanto con la imagen que hoy tenemos del águila que está devorando una serpiente parada arriba de un nopal.

Explicó que según su teoría, basada en imágenes localizadas en el templo mayor de Teotihuacán, el símbolo patrio es un personaje que yace muerto flotando en un lago y boca arriba, del cual de su vientre (que representan las fauces de la tierra) sale un nopal en donde se posa un águila que devora una tuna.

El arqueólogo indicó que la tuna sagrada representa el corazón de Copil, primo de Huitzilopochtli, el cual fue arrojado a un lago que se construyó a los pies del cerro Coatepec, luego de que el Dios de la Guerra peleo con él y lo mató.

Descartó la teoría de que el águila del escudo nacional sea un Águila Real sino más bien dijo es un Quebrantahuesos. Puntualizó que la serpiente en el escudo no aparece en ninguna imagen azteca, pero responde a la leyenda creada de la Diosa Serpiente de la Tierra o Coatlicue, madre de Huitzilopochtli

REGISTRO DE VESTIGIOS

En la conferencia además participó el arqueólogo Carlos Hernández Reyes, quien invitó a los asistentes a registrar el INAH sus vestigios prehispánicos sin costo alguno. Puntualizó que el instituto no retira las piezas localizadas por locatarios sólo las cómo se cree unidamente expide un concesión de uso que mantiene a los vestigios protegidos.

Hernández Reyes dijo que mediante esto el traslado de los vestigios se debe avisar al INAH. “Para registrar una pieza esta deben estar completas a un 75 por ciento, reitero la concesionario del objeto es de quien la encuentra pero este es del estado mexicano”.

El especialista Ernesto Ortiz habló sobre trámites y servicios que se ofrecen en la ventanilla única del INAH y mencionó que en este espacio se ofrecen 17 tipos.

Ismael Amador Gómez, que labora con el INAH, expuso el tema sobre la legislación del patrimonio cultural; en tanto, las autoridades municipales de Chapantongo se dijeron que estas acciones de capacitación a la población son para reforzar la identidad, además de que sirven para promocionar las diversas regiones de Hidalgo que albergan vestigios del pasado de la cultura de México.

CULTURA MEXICA

Fernando López Aguilar, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), aseguró haber encontrado en la geografía hidalguense el cerro Coatepec, actualmente conocido como cerro Hualtepec o del Astillero, a escasos 30 kilómetros de la zona arqueológica Pahñú, asiento de la cultura xajay, cuya antigüedad se calcula desde el periodo Preclásico (500 a.C. – 300 d.C.).

El cerro Coatepec, explicó el arqueólogo, es pieza central en la mitología mexica por ser escenario del embarazo de Coatlicue y el nacimiento de su hijo, el dios Huitzilopochtli. También del sacrificio de su hermana Coyolxauhqui y la batalla contra los Centzon Huitznáhua (“Los cuatrocientos sureños”), estrellas meridionales, hijos de Coatlicue. Aguilar comentó que la mítica montaña, que aparece en la obra de varios cronistas, como fray Bernardino de Sahagún y Fernando de Alvarado Tezozomoc, podría estar ubicada en el Valle del Mezquital, donde el cerro Hualtepec era considerado sagrado desde la época teotihuacana y pudo ser el lugar donde los aztecas se estacionaron en su peregrinación antes de llegar a Tula. (Redacción/Chapantongo)

 

:CLAVES

LA HISTORIA

Según la tradición, los mexicas partieron del mítico Aztlán, se detuvieron en Teoculhuacan-Chicomóztoc y después arribaron al Coatepec “Cerro de las serpientes”, antes de pasar a Tula.

Por décadas los arqueólogos y estudiosos del México antiguo han buscado y ubicado tanto Aztlán como el Coatepec en distintos puntos de la geografía nacional, desde Durango, Zacatecas, Sinaloa y Nayarit.

Actualmente se piensa que estos lugares podrían estar más próximos a Michoacán, Guanajuato, Querétaro e Hidalgo, informó el INAH.