PRI apoya manifestaciones magisteriales

Manuel Herrera Ruíz, dirigente estatal del tricolor en Durango, aseguró que los maestros están en todo el derecho de expresar sus inconformidades, las cuales serán escuchadas y tomadas en cuenta.
Manuel Herrera Ruíz, dirigente estatal del PRI en Durango.
Manuel Herrera Ruíz, dirigente estatal del PRI en Durango. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

"Autoridades de todos los niveles de gobierno, están abiertos a escuchar las demandas y propuestas de los maestros, en relación a la evaluación magisterial, porque todo proceso legislativo es perfectible y mejorable", apuntó el dirigente estatal del PRI en Durango, Manuel Herrera Ruíz, al hablar sobre la anunciada marcha que este viernes habrá de realizar el magisterio duranguense.

El entrevistado explicó que en este partido político están abiertos a escuchar las inquietudes que se tienen en torno a las evaluaciones y en el respeto que tengamos a estas demostraciones podremos avanzar, pero también es importante que no se "politice" esta acción de manifestación por ningún partido.

"El PRI se muestra respetuoso, pero no ajeno porque debemos estar inmersos en todos los temas que generen desarrollo para el Estado".

"En este contexto, en el Revolucionario Institucional no hemos generado ninguna acción que vaya en contra de estas libertades individuales que tienen los maestros para manifestarse, estoy seguro que con la unión de esfuerzos podremos generar un mejor sistema educativo", apuntó.

Cuestionado sobre si todavía se puede lograr algo en el tema de la Reforma, el dirigente estatal del PRI, Manuel Herrera explicó "ninguna ley, ningún proceso legislativo está cerrado".

"Creo que es importante que el pueblo mexicano entienda que todas las autoridades y niveles de gobierno estamos abiertos a escuchar y atender las demandas, todo es perfectible y mejorable y los procesos legislativos se tienen que atender, así como las manifestaciones y de ahí partir", señaló.

De esta manera, el dirigente político conmina a los maestros duranguenses a pronunciarse de manera pacífica, pero sobre todo a proponer y expresar sus inquietudes, las que según dijo, serán escuchadas y atendidas.