CRÓNICA | POR ERIK VARGAS

“Eugenio es mi amigo, que les quede claro”

Al tercer Informe de Gobierno del mandatario acudieron diferentes actores de la vida política, empresarial y social de Tamaulipas y el país, pero la presencia del ex gobernador como uno de los invitados especiales atrajo los reflectores

El ex gobernador llegó al Polyforum de Ciudad Victoria.
El ex gobernador llegó al Polyforum de Ciudad Victoria. (Yazmin Sanchez)

Tampico

El termómetro marca 9 grados centígrados, pero las chamarras abultadas dicen que es más. El viento del norte tiene más de 36 horas que entró, pero el aire es frío y sigue fuerte como el primer día, según las hélices del parque eólico, que giran rápido.

Desde las nueve de la mañana los invitados al recinto del Congreso del Estado han desfilado por una entrada abandonada. En otros años, la prensa flanquea el acceso principal en busca de entrevista, pero hoy no.

La seguridad incluso es vistosamente regular, hay algunos convoyes, elementos con pasamontañas arriba del Congreso y el Polyforum, aparte, medio centenar de estatales regados en los accesos y dentro del parque que guarda al Poder Legislativo, la Torre de Gobierno y el Polyforum, dentro de sus camionetas.

-Ya te toca acá- dice uno de los guardias del Congreso a la entrada del estacionamiento, a uno de sus compañeros en la caseta

Vengo al informe de mi amigo el gobernador

A las 9:30 de la mañana inicia la sesión. La mesa ya está lista y solo esperan al invitado de honor. La sala, arriba y frontal a la mesa directiva, está llena, incluso se antoja hacinada por la Banda de Guerra.

De repente, a las 9:40 un convoy de cuatro camionetas sin rotular toma la entrada, la gruesa puerta de cristales blindados de una Suburban se abre, mientras que de las cheyennes de atrás bajan hombres de ceño fruncido. En el interior del Palacio Legislativo los medios están dispersos en varias entrevistas con varias fuentes, que entonces pierden sentido, y abandonan.

“Llegó Geño”, dice alguien.

En segundos decenas de cámaras se van sobre el polémico ex gobernador.

-Apareció Eugenio.

-Qué tal muchachos, vengo a acompañar a mi amigo.

-Eugenio, lo que dicen de usted...

-¿Ya hicieron las pases?

-La denuncia en tu contra…

Él solo sonríe.

-Solo vengo a acompañar a mi amigo, el gobernador, Egidio Torre; ¿por donde?, ¿por acá? -le pregunta a su acompañante.-Geño-¿Me dejan pasar?… cabrón, ya deja de estar preguntando cosas…bromea con uno de los reporteros mientras le palmea le espalda.

Los saludos siguen.Minutos después llega el gobernador.-Estamos entrando al calor del Congreso- bromea Egidio con los reporteros a la espera, mientras toma a María del Pilar, su esposa, de la mano.Está sonriente, luciendo una corbata naranja. Bromea con los burócratas y los medios. Se nota feliz.

Se despide de Pilar, que sube al área de invitados.Egidio abre la puerta del Congreso y es recibido por un fuerte aplauso que se extiende por medio minuto.El acto protocolario dura 15 minutos. El gobernador sale del recinto y espera a que su esposa baje, la toma de la mano y sale.

-Ahorita nos vemos muchachos.

Eugenio sale después; para por 10 minutos el flujo de las escalinatas, sigue y nuevamente es abordado por los medios.-¿Ya se reconciliaron?...-Somos amigos, nunca nos hemos peleado, responde Eugenio.

Rápido que hace frío

El viento es cada vez más frío. Los invitados platican muy poco afuera y buscan ingresar rápido al Polyforum.Muy poco llegan los helicópteros al área designada para los invitados especiales.

Nuevamente vienen flanqueados por funcionarios locales.Esdras Romero con Carlos Romero Deschamps; Mónica González con José Carlos Lozano; Norberto Treviño con Fernando Toranzo; Amelia Vitales con César Camacho; Chema Leal con Miguel Ángel Mancera, que llega, veinte minutos tarde; y así más especiales.

Pocos se detienen a entrevista.-Rápido porque hace frío, dice Mercedes del Carmen Guillén; Paloma, le dicen a la funcionaria federal.

Bravo

A la 1:10 llega María del Pilar y los cuatro hijos del gobernador, les toca frente a la mampara, atrás de los ex gobernadores. Ahí están Eugenio y Manuel Cavazos, y las esposas de Américo Villarreal y Enrique Cárdenas.

A las 13:15 llega Egidio con el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida. El Polyforum, lleno, es de aplausos que resuenan en el recinto.

Egidio y el representante de Enrique Peña Nieto tardan 10 minutos en recorrer la primera larga fila de saludos. Llega a Eugenio, le sonríe, se abrazan e interactúan, mientras suena un estruendoso aplauso.

A la 13:30 comienza la presentación audiovisual.Se subdivide la presentación en Tamaulipas Seguro, Tamaulipas Sustentable, Tamaulipas Competitivo, Tamaulipas Humano.

A los 45 minutos de presentación se menciona a Rodolfo Torre, y suenan los aplausos.Luego se repiten con María del Pilar.

El video dura una hora y veinticinco minutos.

Que quede claro

A la 2:55, Egidio recorre el largo camino para subir al enorme estrado. Al inicio falló una de las dos pantallas que escoltan el pedestal del micrófono, pero ya no. Toma la palabra el gobernador. Saluda a sus invitados. Algunos gobernadores ya se han ido, aún así los nombra; pasa por Prida, por su presidente en el Congreso, Ramiro; por el magistrado Armando Villanueva; y llega a sus senadores.

-Senador Manuel- se oye un “bravo!” aislado al fondo del recinto, sin eco- y mi amigo, que les quede claro, Eugenio Hernández Flores -sonríe y sigue leyendo la larga lista, mientras el auditorio vuelve a aplaudir.

El origen de mis ideales

-El 28 junio de 2010 es una fecha que alteró nuestra realidad, la hizo diferente. La adversidad puso a prueba todas nuestras capacidades, puso a prueba todas nuestras fortalezas.

Egidio lleva el inicio de su discurso a Rodolfo Torre, su hermano.Resalta a los hombres que históricamente se han sacrificado por el estado con una convicción, entre ellos el extinto candidato.

-Estoy comprometido con esta tierra a la que dedicó su vida entera, Rodolfo Torre Cantú… con su ejemplo podemos dejar huella, es la responsabilidad histórica que tenemos, ésta es también, el origen de los ideales como gobernador, a los que me aferro.

En la pantalla aparece una foto de un Egidio padre, sonriente, flanqueado a sus hijos, Rodolfo y el anfitrión Egidio, que arranca nuevamente aplausos.

El gobernador extiende su mensaje en un tono poético, bajo el término común, “nos va a ir mejor”, que repite una veintena de veces y con el que resalta los objetivos del rediseño del Plan de Desarrollo, y aprovecha para dar apoyo irrestricto a la reforma energética.

A las 3:30, Egidio agradece al micrófono, y baja para hacerlo personalmente, en una salutación que dura dos horas.