Manuel Lee Tang cercano a Pancho Villa

Llegó a Torreón aproximadamente en 1924, luego de dejar su tierra Guangdong, China. Después de no poder ingresar a Estados Unidos se estableció en Chihuahua y luego en La Laguna.
Manuel Lee Soriano.
Manuel Lee Soriano. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Manuel Lee Tang llegó a Torreón aproximadamente en 1924, luego de dejar su tierra Guangdong, China.

Al lado de un grupos de chinos derrotados y pobres, llegó a este país en busca de una mejor oportunidad de vida, recuerda Manuel Lee Soriano, su hijo y actual presidente de la Unión Fraternal China de La Laguna A.C.

Aún cuando el árbol crezca mil metros sus raíces seguirán unidas al suelo: Proverbio chino.

"Mi padre me contaba que en China se decía que América era un lugar muy rico, pero probablemente se referían a San Francisco, California en donde estaba el auge del oro. Ellos llegaron por el Pacífico, pero debido a las campañas antichinas que ya existían en Estados Unidos no los dejaron bajar y siguieron en los buques hasta Lázaro Cárdenas y Mérida".

El grupo venía buscando trabajo para subsistir, no sabían el idioma y callaban todo, temían equivocarse y ofender de alguna forma al país donde estaban.

Su padre trabajó un tiempo en la mina de Ojuela, después al comenzar la Revolución siguió al norte y llegó a Camargo, luego a Delicias, Jiménez, Chihuahua y finalmente a Ciudad Juárez, donde conoció a Francisco Villa que andaba iniciando la Revolución.

Luego de un tiempo desistió de su idea de ir a Estados Unidos y regresó a Jiménez, Chihuahua trabajando como cocinero para una familia cercana a Francisco Villa, le confiaron a él que tenían escondido a un chino que era quien le había preparando sus alimentos.

"Mi papá me decía que tenía miedo de presentarse, pero Villa lo llegó a estimar tanto que le dijo que no debía esconderse, e incluso lo llevó a un carro -tienda de ferrocarril para que se encargara de las ventas, pero debido a que no le pagaban lo que consumían y preocupado porque Villa pensara que le robaba decidió huir y regresó a Jiménez, Chihuahua".

Ahí conoció a unas personas que se dedicaban a vender abarrotes de forma ambulante, se les unió y comenzó en esta labor. Manuel Lee Tang llegó a Torreón y aquí se convirtió en comerciante de abarrotes, negocio en el que duró 37 años como socio.

Manuel Lee hijo comenta que los extranjeros que llegaron buscando oportunidades de trabajo, tranquilidad y paz, se conciliaron en sus propósitos.

Recuerda que su padre le platicaba como en La Laguna todos los inmigrantes aún sin conocerse colaboraban entre sí. Manuel Lee Tang murió en Torreón en 1984, jamás regresó a China.