Estudiantes usan inhalables como droga para jugar

Productos químicos como adhesivos, gasolinas, pinturas industriales, plumones y aire comprimido es lo más usado por menores entre 15 y 19 años como alucinógenos.
Los adictos a estos químicos se drogan en plena vía pública.
Los adictos a estos químicos se drogan en plena vía pública. (José Luis Tapia)

Tampico

Se incrementa el uso de drogas inhalables en jóvenes de entre 15 y 19 años en la zona sur de Tamaulipas, debido a que toman como un juego perder la realidad momentáneamente de acuerdo a los químicos que ingresan a su organismo.

Se habla de que muchos estudian la secundaria o preparatoria, en donde se ponen de acuerdo con sus compañeros para "jugar" a absorber productos como el Resistol cinco mil, gasolinas, pinturas industriales, plumones y el aire comprimido que se usa para la limpieza de las computadoras.

Jorge Avalos Castelán, director de Centro de Integración Juvenil (CIJ) en Tampico, expresó que los casos habían disminuido, sin embargo, en lo que va del 2016 han detectado un repunte del 1.5 por ciento con respecto a los años anteriores, situación que es preocupante.

"Es un punto que hay que enfatizar, en los jóvenes estamos detectando los aerosoles, toman como un juego llegar a ponerse directamente en la boca o dispararse el aire comprimido como una manera divertida que causa la distorsión de la realidad por tiempo indefinido".

En datos concretos, este tipo de drogas ocupan el quinto lugar de las personas que se atienden en el Centro de Integración Juvenil, es decir, de los 282 pacientes que hay actualmente, el 14 por ciento se encuentran en rehabilitación por el uso de los solventes ante mencionados.

Avalos Castelán, advirtió que definitivamente sí existe una regulación a nivel de comercio y por parte de la Secretaría de Salud, quedando estrictamente prohibida la venta de estos productos a menores de edad. Pero esto no ha sido suficiente para evitar que lleguen a manos de los jóvenes. "Sí se está respetando en cuanto a la prohibición de su venta a menores, lo que pasa es que son productos caseros, que se utilizan en las escuelas o la industria, es ahí es donde está la facilidad, ya sea en casa, en algún trabajo pueden llegar a usarlos".

Dijo que se tienen que tomar acciones preventivas inmediatas, porque de lo contrario el daño puede ser irreversible para sus consumidores, ya que tarda de cinco a seis segundos en llegar el efecto al cerebro.

"Se puede hablar de hasta la muerte, por un mal a sus pulmones o que exista un daño a nivel de corazón, el aceleramiento del sistema circulatorio, lamentablemente pueden existir casos muy trágicos".

Con esto dejó en claro que la principal causa del incremento en el consumo de inhalables es que son muy accesibles y a la vez más económicos que cualquier otra droga que cause adicción.

El director del CIJ en el municipio, explicó que en el caso de lo inhalables hay mayor éxito en el trabajo de recuperación y rehabilitación, puesto que es una sustancia que distorsiona la realidad inmediata, tanto visual como auditiva.

"Como su dependencia psicológica es débil, es más fácil romper el enganche adictivo, es más un efecto físico, entonces es más fácil romper la adicción a diferencia del alcohol o el tabaco".

Cabe señalar que también se ha incrementado el uso de mariguana en adolescentes de hasta 14 años de edad, pasando del tercero al segundo lugar de consumo de manera experimental o de primer contacto.

El 70 por ciento de los 282 pacientes en el Centro de Integración Juvenil, hacen uso del tabaco, mariguana y alcohol, quedando en primero, segundo y tercer lugar respectivamente.

"Como droga de inicio y consumo entre jóvenes desde los 14 años, nos preocupa que ahora prefieren fumar un cigarro de mariguana que a tomarse una copa, es algo que se ha venido presentado durante el año en curso", indicó el director Jorge Avalos.

A nivel preventivo refirió que trabajan en coordinación con la organización de alcohólicos anónimos, con quienes buscan obtener mayor información, además de promover la misma en toda la comunidad para llegar a la concientización.

Hay unidades de hospitalización en diferentes partes de la república mexicana, pero para la zona sur del estado, la más cercana está ubicada en la Ciudad de Monterrey.

"Nos apoyan para referir a personas que tienen un mayor grado de adicción, que no pueden controlar su consumo, esto les ha causado problemas muy grandes en el ámbito familiar", finalizó.