Estiman reconstruir en 4 meses daños en carreteras

Se realizan acciones en algunas vías, como limpieza para reabrir la circulación, aunque aún restan trabajos en este rubro, señaló el subsecretario Francisco López Manjarrez.
En municipios como Nicolás Flores persisten las afectaciones por el paso del huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel.
En municipios como Nicolás Flores persisten las afectaciones por el paso del huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel. (Cortesía)

Pachuca

El subsecretario de Ordenamiento Territorial, Francisco López Manjarez, estimó que la reconstrucción de carreteras estatales dañadas por los huracanes Ingrid y Manuel tardará entre tres y cuatro meses, ahora que el Congreso estatal aprobó un endeudamiento al gobierno de Hidalgo por 440 millones de pesos para acceder al Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).

De acuerdo con el funcionario, con los Apoyos Parciales Inmediatos (API) que autorizó la Secretaría de Gobernación (Segob) para atender de forma emergente las zonas afectadas por los fenómenos hidrometeorológicos, se realizan acciones en algunas vías, como limpieza para reabrir la circulación, aunque aún restan trabajos en este rubro, así como en puentes  y caminos rurales que presentan averías por la fuerte precipitación.

“Algunas obras se han hecho sin necesidad de esperar la aprobación de la deuda, con los apoyos inmediatos, y otras con los recursos de gastos de operación de la Secretaría. En su mayoría las brigadas que se tienen con las residencias regionales que tiene la SOPOT, con la maquinaria que cuenta, han atendido los siniestros para que ninguna comunidad permanezca incomunicada.

“Sin embargo, es un avance mínimo, porque sólo ha sido liberación para que la circulación siga abierta, pero lo fuerte, la reconstrucción total de las carpetas asfálticas, se realizarán con los recursos que se recibirán del Fonden”, indicó.

De los API, 44 millones 100 mil pesos fueron destinados para reconstruir infraestructura carretera, que fue las más afectada por los meteoros, mientras que 19 millones 600 mil pesos fueron empleados para resarcir los daños ocasionados en la infraestructura hidráulica, como redes de drenaje y agua potable, según la página de transparencia de Presidencia de la República.

López Manjarez  informó que las carreteras Pachuca-Huejutla, a la altura de Tlanchinol; las vías que conectan a Tepehuacán de Guerrero y a Calnali, así como un tramo de la Otomí Tepehua, son las que registran más averías y se requiere mayor inversión para rehabilitarlas.

En total, según la información que en su momento proporcionó el secretario de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, Jesús Romero Quintanar, costará más de mil 40 millones de pesos reconstruir la infraestructura carretera, caminos rurales y puentes que fueron dañados por los huracanes, en los 31 municipios declarados zonas de desastre natural.

Del Fonden, Hidalgo solicitó cerca de dos mil millones de pesos para resarcir todos los daños, que también incluyen viviendas, así como los sectores educativo y de salud. No obstante, para que se libere el recurso debe aportar 440 millones de pesos, los cuales adquirirá con deuda.

Derrumbes y deslaves

Como consecuencia de las lluvias generadas por el frente frío Número 12, el subsecretario comentó que continúa la atención de derrumbes en las carreteras de la Huasteca, Sierra Alta y zona Otomí-Tepehua.

“Son daños menores, regularmente deslaves de tierra que afectan el tránsito de los vehículos, con derrumbes de piedra, que por fortuna no hay provocado afectaciones en la carpeta asfáltica”, señaló.

La SOPOT dio a conocer que la vía San José-Coacuilco en el municipio de Huejutla registró deslaves y por la cantidad de material se trabaja con maquinaria pesada para que  hoy se reanude la circulación. Los trabajos duraron tres días.

Mientras que en el  municipio de Huautla, por derrumbes en el tramo de La Cuesta y en la vía estatal Huautla-Cuatzonco, retiraron escombro. Por unos momentos el acceso fue a un solo carril.

De igual forma la dependencia estatal brindó atención en la zona Otomí Tepehua, primordialmente en los caminos de Metepec y Tianguistengo, en donde se retiró lodo y rocas de las carreteras estatales de Tianguistengo-La Morita-Otlamalacatla-Linderos; Metepec-San Bartolo, y en la vía Santa María Temascalapa-Huehuetla, además de zonas de la Sierra y la Huasteca.