Esquivan baches que miden hasta 20 cm. de profundidad

Los conductores zigzaguean para evitar caer en ellos y dañar sus autos; algunos vecinos les han puesto nombre a los baches que han salido por su calle y que no han acudido a arreglar.
En la calle de Retorno, en Purísima de Jerez, los baches ya generan problemas severos de circulación.
En la calle de Retorno, en Purísima de Jerez, los baches ya generan problemas severos de circulación. (Arturo Andrade)

León, GTO.

Los conductores que circulan por las avenidas más importantes de León se enfrentan a la problemática diaria ocasionada por los baches.

Algunas grietas en el pavimento tienen más de 20 centímetros de profundidad.

En bulevar San Pedro esquina con Salto de las Liebres hay cuatro baches que han resultado una molestia para los conductores, ya que se encuentran en medio de los carriles y a pocos metros del semáforo.

Cada bache tiene una profundidad de 13 centímetros y diámetro de un metro, por lo que los automovilistas tienen que circular despacio para pasar el bache sin ningún percance.

Sobre el bulevar San Pedro, a unos metros de la avenida Crucifixión, las irregularidades en el pavimento no sólo son un dolor de cabeza para los conductores, también para los peatones que tienen que cruzar la calle y esquivan las grietas que resguardan agua, lodo o basura.

‘La alberca’, como la llaman los vecinos, tienen una profundidad de 13 centímetros y una extensión de dos metros.

En la calle Retorno de la colonia Purísima de Jerez, hay 8 baches de distintas magnitudes que se distribuyen por los dos sentidos de la avenida.

En ese lugar sobresalen tres de 20 centímetros de profundidad y 2 metros de diámetro que se encuentran de manera contigua mientras que los demás tienen una profundidad de 15 centímetros y menos de un metro de circunferencia.

Para circular hacia el otro extremo de la calle, los automovilistas tienen que hacer una serie de maniobras, unos conducen en zig-zag, otros suben sus coches por las banquetas y otros más aventurados circulan en sentido contrario para evitar los baches.

Otros conductores prefieren dirigirse hasta el distribuidor vial Juan Pablo II con el fin de evitar daños en sus vehículos.

Por dicha calle transitan diariamente autobuses de transporte urbano y vehículos particulares.

Otras avenidas con baches a lo largo de su estructura son las avenidas Miguel Alemán, el bulevar Delta y el bulevar Aeropuerto, donde hay grietas en su pavimento que se refleja en el tránsito lento y en la molestia de algunos conductores.

Siguen los baches en Miravalle

En octubre de 2013, MILENIO publicó una nota en la que algunas calles de León se encontraban deterioradas por baches ocasionados por la lluvia y la circulación continua de los automóviles.

Entre las avenidas afectadas se encontraba la calle Monte Rosa en la colonia Paseos de Miravalle.

En un recorrido reciente, MILENIO constató que los baches en dicha avenida aún siguen impidiendo la circulación constante de los automovilistas.

Por esa calle transitan camiones urbanos, transporte privado, ambulancias y patrullas que se ven obligadas a disminuir la velocidad para evitar percances.

Varios vecinos de la calle Monte Rosa se han quejado de la falta de seguimiento a las obras de reparación en la avenida ya que mencionaron que los enormes ‘cráteres’ solamente reciben un recubrimiento de grava una o dos veces por año.

A lo largo de la calle hay al menos 10 baches de 20 centímetros de altura y un metro de diámetro, se puede observar cómo los conductores manejan por los extremos de la calle para evitar pasar por los hoyos y ocasionar daños en sus unidades.