‘La espuma causa efecto como si fuera ácido’

Los médicos aseguraron estas sustancias pueden resultar muy peligrosas ya que pueden ser absorbidas a través de la boca, ojos y piel.
La espuma era puesta en un contenedor que anteriormente tenía incecticidas.
La espuma era puesta en un contenedor que anteriormente tenía incecticidas. (Archivo)

León, GTO.

El uso de espuma envasada en latas que contenían insecticida puede causar un efecto como "si fuera ácido" al tener contacto con la piel y en los ojos de quien lo usa, ocasionando quemaduras químicas, según aseguró un experto.

"Son sustancias tóxicas, es un insecticida que actúa por contacto, esto se puede absorber por la boca, a través de los ojos y de la piel.

Además de la irritación que ocasiona en la piel y en los ojos con mayor razón porque puede funcionar como si fuera un ácido, está contraindicado totalmente sobre todo para los niños", agregó.

El doctor Carlos Augusto Du-Pont Rivas, pediatra e intensivista pediatra, explicó que este producto pueda causar grandes afectaciones a la salud de los niños, quienes son los que más utilizan estas "sustancias tóxicas" que están 'disfrazadas' como un producto de diversión para los pequeños.

Este médico concluyó que utilizar envases que ya fueron usados para contener sustancias tóxicas es riesgoso, debido a que deben ser contenedores que tiene que "eliminarse" para evitar cualquier contaminación.

Conjuntivitis, faringitis, laringitis, bronquitis y dermatitis son algunas de las enfermedades que los niños pueden tener al estar en contacto con este tipo de espumas, que aún tiene residuos de insecticida.

Además de que, el encubrimiento de la etiqueta real con una etiqueta es más tentativa para los niños y los 'pone' en mayor peligro.

"Esta presentación, sobre todo como una espuma con la que tienen contacto constantemente los niños, si la rocían directamente a la cara o a los ojos pues un riesgo mayor que tener un insecticida disperso en la casa", comentó Du-Pont Rivas.

Es por ello que recomendó a los padres, primero, no adquirir este tipo de productos y segundo, si sus hijos ya fueron rociados, lavar con agua y jabón.

Si es en la boca, pues hacer un enjuague con agua bicarbonatada, que haga buches y los elimine.

En la piel, lavar con un jabón neutro y agua tibia.