Espacio universitario realiza detección de la influenza AH1N1

El Centro de Detección Biomolecular dispone de herramientas, reactivos y técnica necesaria para un diagnóstico oportuno en el momento de surgir el virus
Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular de la UAP.
Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular de la UAP. (Foto: Especial)

Puebla

El Centro de Detección Biomolecular de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla está preparado con tecnología de punta para realizar el diagnóstico oportuno de enfermedades infecciosas y sus posibles mutaciones, tal es el caso del virus AH1N1.

Lilia Cedillo Ramírez, Directora de este centro, informó: "Actualmente este espacio universitario realiza la detección de la influenza AH1N1, a petición de los interesados, ya que no se tienen proyectos sobre el tema, porque se trabaja con otros microorganismos; sin embargo se tienen todas las herramientas necesarias para hacerlo y en caso de intervenir en el diagnóstico estamos más que listos y dispuestos".

El diagnóstico se realiza a través de una técnica sensible de biología molecular denominada PCR en tiempo real, la cual permite diferenciar a este virus de otros. La prueba es rápida y segura.

Para realizar este procedimiento se toma una muestra del tracto respiratorio del paciente, ésta se coloca en un medio especial para extraer el ácido nucleico y posteriormente se determina la presencia del virus de la influenza AH1N1, con ayuda de iniciadores específicos, donde se observa el duplicado del material nucleico. En caso de un resultado positivo, se recomienda al paciente acudir directamente con el médico para un tratamiento adecuado, detalló la Funcionaria universitaria.

La Doctora Cedillo Ramírez indicó que efectuar este procedimiento de manera segura y confiable requiere de varios meses para montar la técnica y tener la certeza del diagnóstico, pero el Centro de Detección Biomolecular dispone de herramientas, reactivos y técnica necesaria para hacerlo en el momento que surja un brote del virus.

La Directora del Centro de Detección Biomolecular explicó que el virus AH1N1 es asociado a la influenza desde hace muchos años, la preocupación por éste surgió alrededor de 1918 cuando causó un brote epidémico fuerte a nivel mundial. En algunos años ciertos tipos del virus prevalecen, pero en otros cambia por su fácil mutación y modifica su capacidad de diseminación entre las personas y nivel de agresividad, de ahí la razón de la vacunación anual.

Su nomenclatura significa lo siguiente: A, puede infectar a animales y humano; N, está presente la proteína neuraminidasa; H, tiene presencia de la proteína hemaglutinina; por lo que N y H varían dependiendo de las variedades de mutación que aparecen, por ejemplo H1, H2 y H3. El virus AH1N1 da idea de una especie muy vieja, pero pueden aparecer los virus AH3N5 o AH7N2.

Cedillo Ramírez expuso que en cada época invernal el virus muta y se presenta una variante, la cual también depende de su mutación en los animales. El virus comienza como un resfriado común, con presencia de fiebre alta, malestar general, así como dolor de cabeza, muscular y en articulaciones. Al presentar alguno de estos síntomas es importante acudir con el médico para un diagnóstico certero, dijo la investigadora.