Escuelas omiten avisar castigos a padres de familia

Las medidas disciplinarias en las instituciones educativas de la zona no son informadas por directores ni maestros, además que algunas sanciones no tienen razón de ser, dijo el titular de la UNPF.
Las escuelas deben aplicar el protocolo de sanciones de forma correcta, señaló el SNTE.
Las escuelas deben aplicar el protocolo de sanciones de forma correcta, señaló el SNTE. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Los padres de familia no conocen de parte de las instituciones educativas los correctivos disciplinarios que aplican a los estudiantes.

El consejero de la Unión de Padres en el sur de Tamaulipas David Hernández Muñiz, aseguró que es mediante los propios alumnos como logran enterarse de los métodos que los maestros ejercen en las instituciones tanto públicas y privadas.

Se conoce que el protocolo a seguir es levantar un reporte del estudiante, después hablar con los padres de familia si reincide, y por último la suspensión, pero indicó "no lo hacen ni maestros ni directores". Indicó que las medidas disciplinarias en escuelas secundarias no tienen razón de ser, como poner sellos y exigió una investigación a fondo del problema que se generó en la Secundaria Uno de Tampico.

Hernández Muñiz explicó que "una plática directa de directores y maestros de qué hacen como medida disciplinaria a los alumnos no se tiene. Cuando se aplica, nos enteramos por los alumnos, por nuestros hijos, que lo castigaron de tal o cual manera.

Nosotros estamos obligados a leer los reglamentos de cada escuela, para saber qué acciones disciplinarias ejercen y varia en algunos casos, pero de eso a que nos avisen las escuelas, hay mucha diferencia".

Remarcó que el protocolo es muy simple. "Cuando un alumno comete un acto del indisciplina se le debe levantar un reporte; si reincide, el director debe citar a los padres para exponerles la situación, y si el problema persiste se llega a una suspensión del estudiante. Así está marcado el protocolo".

Acerca del caso que surgió el pasado viernes en la Escuela Secundaria 1 "Francisco Nicodemo" de Tampico, exigió que las autoridades de Educación realicen una investigación a fondo del por qué se dio este problema, ya que en su apreciación hay detalles que no han quedado claras. "Deben ir con los padres, no solo aplicar la sanción sino conocer la versión de ellos y la menor para tomar una decisión".

Criticó que el uso de sellos en escuelas secundarias. "Es absurdo, más cuando estás hablando de jóvenes que tienen una mayor comprensión de las cosas. Esto no va a solucionar en lo absoluto la disciplina en las escuelas, no tiene razón de ser", dijo David Hernández.

Al respecto el líder de la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Rolando Ríos Neri, recomendó a los 2 mil 400 profesores de Tampico, seguir el protocolo de sanción para los alumnos que marca el reglamento interno de cada plantel, para no caer en acusaciones como ocurrió con el profesor Fausto Coma Castilla.

Ríos Neri dijo que el reglamento de cada escuela marca un método de sanción para los alumnos, que de manera normal contempla en primera instancia un reporte por escrito a los papás del alumnos cuando éste cometió una falta, y si no hay respuesta se acude con el subdirector de la escuela para que mande llamar a sus papás con un citatorio, y si la mala conducta persiste o la falta es muy grave se suspende al estudiante.

"Hemos pedido a los profesores que sigan el reglamento interno de las escuelas, cada escuela tiene uno y ahí se establecen los pasos que debe seguir el profesor cuando hay una mala conducta por parte de uno de los alumnos".

Dijo que apegarse al reglamento es lo mejor que los profesores puedan hacer para evitar señalamientos, y aseguró que no hay muchas quejas en Tampico en torno a los métodos de sanción que interponen los maestros.

"Sí se están apegando a la recomendación pues casi no hay quejas por la manera en que los docentes buscan sancionar al alumno después de que se comete una falta, hay un proceso que se debe de seguir, como mandar reportes y se debe reportar al subdirector, para que se elabore un citatorio y se haga venir al padre de familia.