95% de egresados de La Normal obtienen plazas educativas

El secretario de educación reconoce deficiencias en temas administrativos y de infraestructura

Guadalajara

La reforma educativa no se trata sólo de evaluar a los maestros, sino de una reingeniería en el sistema educativo que permitirá formar a los nuevos docentes con un pensamiento adecuado a las exigencias del presente y futuro, afirmó el secretario de educación en Jalisco, Francisco Ayón López.

La muestra, según indicó a MILENIO RADIO, es que el 95 por ciento de los egresados de la Escuela Normal Superior de Jalisco que realizan examen de promoción, lo aprueban y obtienen plazas "es decir hay una preparación importante" que va encaminada a lograr el 100% como en el municipio de Arandas

"Creo que ha venido a oxigenar el sistema educativo y ha venido a darle una movilidad importante. Cada vez llegan personas más jóvenes a la dirección de planteles, con más vigor, con situaciones de preparación donde no le deben nada a nadie, es decir, donde han llegado por su propio trabajo y desempeño" puntualizó.

En ese sentido, Eduardo Castillo, catedrático de La Normal, expuso que los maestros no tienen porque ser los únicos cuestionados, sino también los padres de familia, funcionarios e instancias gubernamentales, como parte del proceso educativo de los menores.

Eso sí, la transformación del sistema y el involucramiento de los actores sociales, coincidieron los maestros, es un ejercicio complejo, ya que se trata de modificar los pensamientos de hace 40 años. De ahí, dijo Ayón López, que se observen deficiencias en infraestructura y en materia administrativa. Y, para tratar de subsanarlas, el funcionario ya piensa en la creación de licenciaturas y posgrados en educación, de manera general en las escuelas Normales, con algunas especializaciones.

"Venimos transitando de un pasado en donde el enfoque era que el docente llegaba y enseñaba, sabía todo, y el alumno lo imitaba, era pasivo y acrítico, a uno en donde los alumnos construyan saberes constantemente"

Así, pues, enumeró que existió un 94% de asistencia a la evaluación al desempeño, toda vez que el 5% tenía justificación para no presentarla y el 1% faltó sin autorización, mismos que serán separados de su cargo en el turno especifico al que fueron llamados a la evaluación. De los evaluados, el 85% registró buenos niveles para estar en el sistema al tener a un 8% en el rubro de destacados; 39% como buenos y 38% como suficientes.

El 15% restante (que no resultaron suficientes), es decir, 908 docentes, sufrirán un acompañamiento especial para que en la próxima evaluación del mes de noviembre, registren niveles de aceptación. La mayoría de quienes no aprobaron presentan situaciones de depresión o temores a la evaluación.