Niño de seis años es atado en escuela

Luis de seis años fue golpeado por niños de cuarto grado en la institución Héctor Mayagoitia Domínguez. Su madre optó sacarlo del plantel asegurando ser ignorada por las autoridades del plantel.
Escuela primaria federal doctor Héctor Mayagoitia Domínguez.
Escuela primaria federal doctor Héctor Mayagoitia Domínguez. (Milenio Digital)

Gómez Palacio, Durango

El pequeño Luis, de seis años de edad, fue atado y amordazado para luego ser golpeado por tres infantes de cuarto grado, lo que ocurrió en la escuela primaria federal doctor Héctor Mayagoitia Domínguez, de Gómez Palacio, el pasado 28 de agosto.

Su madre optó por sacarlo del plantel e iniciar los trámites de inscripción en una nueva escuela.

Su madre optó por sacarlo del plantel e iniciar los trámites de inscripción en una nueva escuela, al ver que las autoridades educativas no tomaron medidas efectivas al respecto, tampoco tuvo el respaldo esperado de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

A pesar de que Luis ya no va a la escuela, su vida ha cambiado. Según su madre, son recurrentes los episodios de angustia e insomnio.

Afirma además que el caso de violencia escolar o bullying que padeció su hijo no es el único en el plantel, por lo menos dos alumnos de primer grado han sido también víctimas, según el testimonio de Luis y otros menores.

“Él me platicó que lo golpearon, lo ataron, lo escupieron y lo metieron a una jardinera y a un bote de basura. Todo ocurrió durante el recreo, sin que nadie hiciera nada. No es el único al que le hicieron esto”, comentó la madre del menor quien dio el nombre de Natalia.

Acudió en primer lugar con la maestra del menor  y al verse ignorada, buscó el respaldo del director del plantel, de quien comentó que solo ha recibido burlas e insultos.

Se presentó el caso ante el inspector de la zona escolar.

Por lo que investigó por su cuenta, identificando a los presuntos agresores, según los datos que le dio su hijo y otros estudiantes de mayor edad que atestiguaron lo ocurrido.

“El director me dice que no fue violencia, que fue un juego de niños, pero mi hijo, que era muy seguro, ya no puede dormir solo, se siente perseguido, tiene miedo”, expresó.

Buscó el respaldo de las autoridades de la SEP, presentó el caso ante el inspector de la zona escolar, quien se comprometió a investigar el caso.