La Ignacio M. Altamirano al profesor por sus 30 años

Crescencio Martínez Candelario, es hijo de la tradición Huasteca. Licenciado en Educación, su padre integró el trío huapanguero "Los Caporales".

Ciudad Valles

La primera escuela donde di clases fue la Itzcoatl, en la comunidad indígena Tepozoapa primera, en Coxcatlán donde para llegar tenía que caminar ocho kilómetros y luego de regreso.

La gente era muy pobre...una vez cayó hielo y jugaban entre la escarcha pero decían que no les calaba, que ya estaban acostumbrados a estar descalzos.

Cuando llegaba una camioneta los niños la correteaban hasta dos kilómetros, porque ahí nadie tenía carro y era emocionante para ellos ver uno".

Así recuerda sus inicios en la docencia el profesor Crescencio Martínez Candelario, hoy director de la "Aquiles Serdán" en Ojo de Agua.

"Mis alumnos de la Itzcoatl llegaban sin haber probado nada, así que un día les dije, ustedes traigan el café y yo pongo las galletas, y cada mañana las niñas más grandes hacían el café en la cocinita que había en la escuela, y todos desayunábamos. Llevaba de esas galletas que se llamaban Mexicanas, unas cuadradotas que eran las que rendían más y eran más baratas, también Las Jarochas, las ovaladas, las de animalitos. No había tiendas en la comunidad y como la gente era muy pobre, era raro que comieran galletas".

Otra anécdota que tampoco olvida fue en la escuela del ejido Loma Alta, en Tamuin, donde el plantel era una galera grande, con techo alto y dos salones divididos por una barda, que se infestó de murciélagos.

La gente tenía miedo que tuvieran rabia pero después de un estudio de la Secretaría de Salud se comprobó que solo comían fruta.

En coordinación con Semarnat, después se los llevaron, pero fue al menos un año que tuvieron que acostumbrarse a ellos.

Egresado de la Escuela Normal "Matías de Córdova" en Ciudad Valles y después de la Universidad Pedagógica con la Licenciatura en Educación, el maestro Crescencio recibió el 15 de mayo la medalla "Ignacio Manuel Altamirano" de parte de la SEGE en la capital de la entidad, por 30 años como docente.

HUAPANGUERO DE TRADICIÓN

Su padre integró el t río huapanguero Los Caporales –de los más famosos de la Huasteca– y de la música pudo dar estudios profesionales a sus seis hijos.

Su abuelo, Domingo Candelario Álvarez fue el primer alcalde indígena que tuvo Ciudad Valles, a inicio de la década de los 40.