Pareja de adultos mayores debe desalojar inmueble

Yolanda Reina Guzmán y su esposo viven desde hace 40 años en la Escuela Constituyentes de México en Torreón, que ahora funciona como oficinas y por remodelación tienen que salir.

Torreón, Coahuila

Una mujer que llevaba prestando servicios de mantenimiento a las instalaciones de lo que fue la Escuela Constituyentes de México (que hoy sirve como oficinas), fue notificada de que ella y su esposo (quien trabajó en la intendencia del lugar) deben desalojar el inmueble.

"Sinceramente tampoco me quiero adueñar de lo que es mío, pero que me ayuden porque lo merezco al trabajarles tanto tiempo".


Llevaban más de 40 años habitando en el lugar y ahora los desalojan con el argumento de que el inmueble será sujeto a remodelaciones. 

Yolanda Reina Guzmán de 68 años de edad, indicó que durante todo el tiempo que han permanecido en plantel (situado en la calle García Carrillo, entre las avenidas Corregidora y Aldama) han auxiliado a los trabajadores y estado al pendiente del cuidado de las oficinas. 

"Mi esposo era trabajador manual y cuando él entró la inspectora le dijo que tenía que irse a vivir ahí, pues antes ahí había mucho desorden. Hemos tratado de cuidar lo más que se pueda el lugar", declaró.

Recordó que pese a que hace 16 años la escuela se mudó al oriente de Torreón, el edificio todavía funcionaba pero como oficinas y el acuerdo con todos los que estuvieron de encargados del lugar era quedarse a cambio de cuidar debidamente la zona. 

Mencionó que desde hace seis años su esposo no puede realizar las labores normales y en ella recayó la responsabilidad de darle el mayor mantenimiento al inmueble. Viven de la poca pensión del hombre que rebasa apenas los 3 mil pesos. 

"Yo podaba los árboles y limpiaba los estacioamientos. Abría las puertas en la mañana y hasta esperaba a que todos se fueran", indicó la mujer.

Rememoró que el personal que acudió a supervisar la remodelaciones de las obras le dijo a ella y su esposo que no podían quedarse más en el lugar, pese a que los vecinos y empleados manifestaron que nunca han tenido problemas con ellos dos.

Indicó que no pretende adueñarse del inmueble, pero también considera injusto que durante más de 40 años ella colaboró con su esposo en darle mantenimiento, no le pagaron y ahora pretendan sacarla sin apoyarla.

Mencionó que desde hace seis años su esposo no puede realizar las labores normales y en ella recayó la responsabilidad.

"Sinceramente tampoco me quiero adueñar de lo que es mío, pero que me ayuden porque lo merezco al trabajarles tanto tiempo", dijo.

Reina Guzmán indicó que hace unos días acudió con autoridades de la Subsecretaría de Servicios Educativos en la región, sin embargo ahí le dijeron que no puede quedarse y la canalizaron con una persona que presuntamente le ayudaría a conseguir un lugar para habitar.

Sin embargo, lo único que recibió fueron noticias de que para eso necesitaba invertir una fuerte cantidad de dinero y con la cual no cuenta.