Escombros, veladores y curiosos en escuela 945

Testigos afirman que un niño se le cruzó a chófer por lo que tuvo que esquivar y provocó accidente. Comúnmente transitan a fuertes velocidades.

Guadalajara

El viernes pasado los padres de familia de la escuela primaria 945 Panamericana fueron citados por el director del turno vespertino al que llaman Filiberto para organizar una brigada que ayude a los alumnos a cruzar la calle Mariano Olivares que se caracteriza por una pendiente; a dicha reunión asistieron muy pocos. 

“Anticipando un problema de estos el director nos convocó a varios padres de familia para que nos uniéramos para evitar esto porque está muy pronunciada esta calle. Entonces vienen casi volando y no nomás los camiones, todo vehículo, motos, carros a exceso de velocidad”, contó Mario Alberto Hernández padre de familia que habita enfrente del plantel escolar.

Nada ocurrió y este martes se suspendieron las clases después del accidente del lunes en la hora de salida del turno vespertino cuando un camión de la ruta 258- A perdió el control y después de esquivar a un menor que se le cruzó atropelló a  Perla Vianey Moya que perdió la vida y Yadira Michel Agredano quien sufrió de la amputación de la pierna derecha. 

Cuatro veladoras fueron colocadas a un costado de la puerta de ingreso, rodeada del escombro, resultado del impacto de la unidad  S-671 de la ruta 258-A.  Concreto, piedras y malla ciclónica y al interior del jardín una pieza del vehículo del transporte público eran miradas por los vecinos curiosos que lamentaban tales hechos. 

“Cuando pasó el accidente, nosotros nomás escuchamos el ruido del golpe, mi esposa se asoma por la ventana y ya cuando nos asomamos ya estaba el camión arriba del plantel. Mi esposa a la hora que se asomó vio una niña, estaba tirada”, narró el habitante. 

Algunos que se dijeron testigos afirmaron que a 50 metros de distancia del ingreso a la escuela un niño se cruzó al camión. Esto provocó que el chofer girara el volante, subiera al machuelo y se tronara una de las llantas. 

“La niña estaba allí afuera esperando a su mamá, ella siempre la esperaba afuera y fue lo que pasó”, contó por su parte una vecina que dijo haber visto el accidente. 

Por la calle Mariano Olivares transitan tres rutas, la alimentadora del Macrobús, la 258-A y la 107. Los colonos dicen que tanto las unidades y vehículos particulares aprovechan lo inclinado de la calle para elevar su velocidad al momento de bajar. Pidieron una solución al respecto para evitar el riesgo a los alumnos y vecinos. 

Este martes, el  Instituto de la Infraestructura Física Educativa del Estado de Jalisco (INFEJAL) y personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses realizaron labores en la zona. Autoridades de la escuela no quisieron atender a los medios.